La patronal deja a los empleados de Caixabank y Unicaja sin respuesta sobre si sube salarios

La patronal de las ex cajas de ahorro convoca una nueva reunión el 15 de septiembre para analizar cómo evoluciona la economía y la inflación

Isidre Fainé, presidente de CECA. / EFE-Archivo

La patronal de las ex cajas de ahorro, CECA, ha pedido a los sindicatos de Caixabank, Unicaja, Abanca y Kutxabank– entre otras entidades, más tiempo para decidir si finalmente abren la mesa de negociación del convenio colectivo y revisan al alza los salarios a consecuencia de la inflación.

En concreto, la patronal que preside Isidre Fainé ha convocado una nueva reunión el próximo 15 de septiembre, dentro de casi tres meses, para que en este tiempo puedan seguir analizando cómo evoluciona la economía y sobre todo, la inflación, y tomar una decisión al respecto.

Los sindicatos mayoritarios, CCOO, UGT y FINE, creen que la decisión de la AEB, la patronal que representa a Santander, Sabadell o BBVA -entre otros bancos- irá en la misma línea. Es decir, que también pedirá más tiempo. Pero no sabrán la respuesta hasta el próximo martes 5 de julio.

Entre tanto, estos sindicatos han lanzado una recogida de firmas en Change.org para que todos los empleados del sector financiero suscriban la petición de reabrir las mesas de negociación de los convenios colectivos «con el fin de negociar la recuperación del poder adquisitivo desde 2021, mejorar las condiciones de trabajo de su plantilla y garantizar el mejor servicio», explican.

El responsable del sector financiero en UGT, Victoriano Miravete, explica que el mensaje que trasladan los bancos es, que en septiembre tendrán un escenario más claro sobre la evolución de la economía y la inflación, después de presentar en julio los resultados del primer semestre y tener avanzados los del tercero.

En cualquier caso, recuerda, «no han cerrado la puerta, solo han pedido más tiempo» y esto puede ser buena señal. Sin embargo, advierte, si en septiembre no hay voluntad clara de avanzar y negociar «nos podremos mas duros». Lo que puede implicar movilizaciones y protestas en las calles.

Los bancos confían en que la inflación bajará después del verano, en un intento de eludir su responsabilidad con los trabajadores, apunta la responsable del sector financiero en CCOO, Nuria Lobo. «Todos sus argumentos se han centrado en intentar demostrar, sin éxito, que nuestros salarios no se han devaluado, con datos desde 2016, teniendo que asumir al final que incluso sus números nos dan la razón, ya que es una obviedad que desde 2021 sí se han devaluado», explican en un comunicado.

Y en este contexto, CECA ha aceptado analizar las ideas propuestas por los sindicatos, pero han pedido más plazo. «Las circunstancias excepcionales y sobrevenidas justifican que haya que corregir de manera urgente la devaluación salarial, que no queremos que se convierta en estructural o irrecuperable», añade.

Con todo, los sindicatos han propuesto a la patronal que se abra la mesa negociadora del convenio colectivo para que los trabajadores del sector obtengan, por ejemplo, una paga única que compense la inflación de 2021 y se revisen las tablas salariales desde enero del 2022.