Patrocinado por

Damm reserva 450 millones hasta 2025 para salir de compras

La cervecera estudia adquirir tanto distribuidoras como marcas en otros países para acelerar su expansión. El objetivo es facturar 2.000 millones en cuatro años

Una imagen de la fábrica de Damm en El Prat de Llobregat (Barcelona).

A pesar del golpe del coronavirus, Damm no se desvía de la expansión internacional. La compañía cervecera se dejó el 11% de los ingresos en 2020 y registró unas ventas de 1.225 millones de euros. Para 2025, la organización quiere alcanzar una facturación de 2.000 millones, por lo que acelerará la expansión y tirará de adquisiciones. En la reserva tiene 450 millones para salir de compras.

El presidente de la empresa catalana, Demetrio Carceller, presentó este martes el nuevo plan estratégico para el periodo 2022-2025 en la junta de accionistas. El objetivo: promover “una aceleración del crecimiento sostenible a partir de ampliar el número de mercados en los que opera Damm, reforzar y posicionar nuestras marcas y aumentar la eficiencia”.

La expansión no solamente será orgánica. La compañía quiere ser protagonista en el mercado de las adquisiciones. La semana pasada, el grupo anunció la compra del 50% de Cacaolat que todavía no poseía. Hasta ahora, la otra mitad de la firma estaba en manos de Cobega, la sociedad a través de la que Sol Daurella es también accionista de Coca-Cola Europacific-Partners (CCEP).

Las operaciones del futuro se centrarán, eso sí, en el segmento de la cerveza. En el bolsillo, el conglomerado cuenta con “aproximadamente 450 millones de euros” para afrontarlas. El foco no solo mira a otras marcas; también a distribuidoras o empresas que mejoren su logística.

Aunque ahora mismo no hay ninguna operación en marcha, desde el grupo advierten de que el campo de juego “es mundial”.

Damm quiere incrementar su producción desde los 18,1 millones de hectolitros hasta los 26 millones de hectolitros

Precisamente la otra gran rama del plan estratégico es la expansión internacional. Presente en 130 mercados, Damm aspira a duplicar sus cifras de negocio fuera de España para 2025. Actualmente están situadas en el 25% de la actividad. En el mapa, la cervecera señala África, Asia y Latinoamérica. “Países como Brasil, China y Vietnam son interesantes”, explican.

Con ambas apuestas, el grupo comercializador de marcas como Estrella Damm, Voll-Damm, Turia o Xibeca pretende incrementar sus volúmenes desde los 18,1 millones de hectolitros en los que cerró 2020 hasta los 26 millones de hectolitros en 2025.

Damm olvida la pandemia

En la junta, Damm se mostró optimista al analizar su futuro más próximo. “La progresiva desaparición de las restricciones a la hostelería y la recuperación de la movilidad son las claves de que encaremos el verano con optimismo, previendo que la situación evoluciones positivamente en los próximos meses”, explicó Carceller, primer ejecutivo de la compañía.

Los accionistas de la cervecera aprobaron unas cuentas fuertemente impactadas por la pandemia. La cervecera catalana tuvo una caída de los beneficios del 66% y, aunque logró cerrar el ejercicio en positivo, vio como el descenso de la hostelería recortaba tanto las ganancias como las ventas.

La empresa ganó 40,5 millones de euros en la campaña 2020 frente a los beneficios de 120,1 millones cosechados en el ejercicio anterior.

La reducción del resultado final llega principalmente motivada por una contracción de las ventas, que cayeron desde los 1.385,2 millones hasta los 1.225 millones de euros, un 11,5% menos. El motivo del retroceso fue, explica la propia Damm, el descalabro del consumo de cerveza en bares y restaurantes, que no pudo compensarse con el boom de los ingresos procedentes de los supermercados.

Carles Huguet