El Corte Inglés sube el sueldo a la plantilla de su financiera mientras negocia el ERE en las tiendas

Los grandes almacenes sellan el nuevo convenio colectivo de su división financiera con tramos salariales que crecen hasta un 30% en algunos casos

Una trabajadora de El Corte Inglés de Córdoba, durante la pasada primavera. EFE/Salas

Una trabajadora de El Corte Inglés de Córdoba, durante la pasada primavera. EFE/Salas

Mientras en una parte de las oficinas de El Corte Inglés en la calle Hermosilla se constituía la mesa de negociación del expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 3.000 trabajadores, sindicatos y empresa firmaban en otra sala la subida salarial para toda la plantilla de la Financiera. El alza afectará a más de 700 personas con una mejora salarial que ascenderá al 3%.

Fasga y Fetico, los dos sindicatos mayoritarios de la compañía, firmaron este martes el primer convenio de Financiera El Corte Inglés, la empresa participada en un 49% por los grandes almacenes y en un 51% por Banco Santander. Según hicieron público, el incremento anual para el periodo 2022-2024 será del 3%; un 1% por cada uno de los ejercicios comprendidos.

Además, el nuevo marco legal recorta la jornada laboral máxima desde las 1.770 horas hasta las 1.762 horas, un día menos de trabajo. Anualmente también se añadirán dos puentes festivos, uno de ellos de al menos cuatro días seguidos. El texto también regulariza el teletrabajo: Financiera El Corte Inglés facilitará un teléfono móvil con línea, datos y wifi así como una prestación por empleo a distancia de 23 euros por once mensualidades.

Si la firma se produjo por la mañana, durante la tarde se formalizó la mesa negociadora que acordará las condiciones del ERE al que se someterá a aproximadamente 3.000 trabajadores. La plantilla estará representada por 13 miembros sindicales: seis de Fasga, cinco de Fetico, uno de CCOO y uno de UGT.

Los sindicatos exigen a El Corte Inglés “unas condiciones de salida por encima de los límites legales”

En un comunicado emitido de forma conjunta, las cuatro organizaciones admitieron que están a la espera de que se les cite para una primera reunión y que exigirán a la empresa “unas condiciones de salida de plantilla por encima de los límites legales”. Otra de sus demandas es que “la adscripción sea voluntaria desde cualquier punto de España” para que el recorte “no se haga de forma traumática, sino armonizada con los intereses de las personas”.

La intención inicial de la compañía que preside Marta Álvarez es que 3.000 personas se acojan “de forma voluntaria”. Aproximadamente 500 procederán de servicios centrales y los 2.500 restantes saldrán de las tiendas. Algunos puntos de venta también bajarán la persiana tras años arrastrando pérdidas.

Los sindicatos ya pedían en otoño un plan de prejubilaciones

El proyecto actual es el segundo gran plan de ajuste de la historia reciente de El Corte Inglés. En 2016, todavía con Dimas Gimeno al mando, la compañía aprobó un paquete de 1.340 bajas incentivadas con gran aceptación entre la plantilla. Entonces el objetivo era rejuvenecer la plantilla, por lo que el plan se destinó a mayores de 58 años, con más de 15 años en la empresa y 35 cotizados.

Ahora podría repetirse el mismo camino. Más después de que Comisiones Obreras pidiera en otoño un ajuste similar. “Si en el año 2016 fuimos capaces, desde CCOO consideramos que ahora también es el momento de abordarlo en el marco de la interlocución entre la empresa y los sindicatos. Un Acuerdo Intergeneracional donde todos ganaríamos, la empresa, los que se fueran, los que nos quedaremos, los clientes y la sociedad”, dijo en un comunicado.