Enfado de la gran banca por su exclusión de los fondos europeos

El sector financiero no jugará el mismo papel que tuvieron con los ICO en el inicio de la pandemia y ha decidido adelantar el dinero o dar cofinanciación

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (c) y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)

“El sistema financiero ha perdido la oportunidad de ser parte de este proceso”. Así de rotunda se mostraba Ana Ribalta, directora de Sostenibilidad en Banc Sabadell en un encuentro organizado por Social Investor, cuando hablaba del papel de la banca con los fondos de recuperación Next Generation EU. Esta queja no es exclusiva del banco que preside Josep Oliu, sino que es todo el sector el que ve con indignación como el Gobierno le ha dejado a un lado.

Ribalta reveló que los bancos han querido jugar un papel “similar” al que tuvieron con los préstamos avalados por el ICO en el inicio de la pandemia, esta vez, canalizando los fondos directamente. “Con los ICO hubo una muy buena colaboración público-privada”, pero esta vez el Ejecutivo de Pedro Sánchez no les ha permitido formar parte de este proceso, denunció, y esto “ha sido una pena”. 

La directiva del Sabadell puso en valor que la banca consiguió con los ICO que todo el dinero llegase donde tenía que llegar, en tiempo y forma, pese a ser un “sistema muy complejo”, mientras que con los fondos “los tiempos no están siendo especialmente brillantes”. 

Todos los bancos han mostrado su descontento con el Ejecutivo por no poder formar parte de este proceso y en consecuencia, han desarrollado sus propias plataformas (de la mano de grandes compañías como KPMG, PwC o Deloitte) para orientar a sus clientes sobre las ayudas más convenientes, ayudarles en la tramitación, ofrecer cofinanciación o adelantar ayudas. 

Desde el Gobierno no cierran la puerta a la colaboración, pero en otros ámbitos. “Hablamos un plan de enorme dimensión, con muchos tipos de proyectos y distintos ámbitos de actuación, con programas diferentes. En algunos habrá subvenciones, pero en otros será interesante la ayuda de la banca por el volumen de canalización de estos fondos”. 

“La banca debe entender cuál es su papel”

El concreto creen que las entidades financieras tendrán un papel muy importante pero aún no está definido. Asimismo, recuerdan que a la Administración Pública no le tienen que adelantar el dinero. “Con los ICO fondeaban y el Estado asumía el riesgo y en este caso no hará falta porque tenemos los fondos, que los transfiere la Unión Europea”.  

El Ejecutivo asegura que hay encuentros periódicos con las entidades financieras, el contacto es fluido y saben bien “donde encaja su colaboración”. Pero insisten en que el modelo es diferente a los avales del ICO y la banca debe entender ahora “cuál es el papel de cada uno”. 

Los bancos se alían con las Big Four 

Entre tanto, Sabadell ha cerrado un acuerdo estratégico con la Oficina de Fondos Europeos de PwC para ofrecer a sus clientes consultores especializados y acompañar a las empresas a la hora de plantear proyectos y solicitar los fondos.   

El consejero delegado del banco, César González-Bueno, comentó recientemente que junto a los 140.000 millones de euros que corresponden a España de estos fondos, llegarán otros 330.000 millones de inversión privada, y de ellos, la banca financiará unos 120.000 millones. 

En concreto, cada banco lo hará en proporción a su cuota de mercado y en el caso de Banc Sabadell, estiman que su cuota sea cercana al 10%, que es la que tienen en empresas. Lo que se traduce en unos 14.000 millones. 

En la misma línea, el responsable de BBVA en España, Peio Belausteguigoitia, destacaba esta semana que “el impacto de los NextGen” en el banco puede suponer un incremento de más del 10% de la facturación media normal que tienen en el mundo de empresas y que eso significaría un impacto positivo del 1% en el saldo de empresas. 

Belausteguigoitia también se lamentaba del retraso. “BBVA Research considera que el impacto que pueden tender los fondos es del 1,5% de crecimiento del PIB en los próximos años, es cierto que parte de ese incremento se pensaba que iba a ser en el 2021 y se ha deslizado a 2022”.  

BBVA ha puesto en marcha “programas verticales” para asesorar a las empresas, pymes y autónomos en cómo acceder a los fondos. En su caso, el acuerdo se ha alcanzado con Minsait, compañía de Indra. Pero el banco también ofrece financiación para cubrir la parte a la que no llegue la subvención pública. 

Botín pide al Gobierno que las ayudas lleguen “cuanto antes”

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, se ha pronunciado sobre el asunto en los últimos días. En su opinión, el sector financiero pude multiplicar por dos o tres los recursos públicos consiguiendo que se movilice capital privado adicional. 

El papel de la banca es conseguir que, con el anticipo de ayudas o la cofinanciación, los 70.000 millones de euros que llegarán mediante ayudas directas se conviertan en 140.000 o 210.000 millones, según sus cálculos.  

Así, Caixabank también ha puesto a disposición de sus clientes herramientas para conocer cuáles son las ayudas que mejor se adaptan a sus negocios, con un portal específico que cuenta con el asesoramiento de Deloitte, y una plataforma-buscador de ayudas públicas. 

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, recordaba esta semana que los bancos han tenido un papel importante en la pandemia protegiendo a las empresas y ahora necesitan reforzar la colaboración público-privada hacer lo mismo con los fondos de recuperación. 

Al respecto, aprovechaba para pedir al Gobierno que las ayudas lleguen cuanto antes para apoyar la solvencia y viabilidad de las pymes y darles el impulso definitivo en su proceso de digitalización y transición hacia una economía verde. 

En Banco Santander, a través de KPMG y LocalEurope, también está ofreciendo servicios de asesoramiento sobre los fondos, mediante una plataforma donde se explican los programas de ayudas y en el que ayudan a tramitar y presentar solicitudes.