Extremadura se lanza a por la fábrica de baterías: Vara se reúne con Volkswagen en Madrid

Se espera que el Gobierno de a conocer las condiciones del Perte de automoción antes de que acabe el año y Volkswagen la ubicación de la planta

Imagen de la fábrica de Volkswagen en Landaben (Navarra). EFE/Villar López

La batalla autonómica por albergar la primera fábrica de baterías eléctricas para automoción de España se recrudece. Y Extremadura, que inicialmente había quedado en un segundo plano, ha vuelto a dar un paso adelante y trata de maximizar sus opciones con contactos del más alto nivel con Volkswagen, que tiene la última palabra.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha reunido con el grupo Volkswagen, dueño de marcas como Seat o Audi, en su empeño por instalar la fábrica en la región. El encuentro tuvo lugar la pasada semana en un hotel en Madrid y de momento se desconoce la decisión de la empresa automovilística. 

Según fuentes consultadas por Economía Digital, no hay nada en firme y se sigue barajando instalarse en Sagunto (Valencia), Aragón o Extremadura. Aunque hay quien dice que la balanza se inclina más entre la primera y la última. Sin embargo, no han sido las únicas comunidades que se han estudiado en los últimos meses. 

Obviamente todas han estado interesadas porque la inversión será millonaria, se espera una inyección de hasta 3.500 millones de euros y que se generen hasta 5.000 empleos directos. Pero no todas las regiones están capacitadas. “Extremadura ha sonado más fuerte porque alberga yacimientos de litio”, un mineral clave para fabricar baterías de coches eléctricos, y también porque posee suelo industrial.  

“Se ha hablado del norte de la región, pero hay mucho secretismo” añaden estas fuentes. Valencia también es de las favoritas porque tiene un gran potencial industrial además de unas fuertes comunicaciones, principalmente ferroviarias. Sin embargo, la decisión final tendrá mucho que ver con lo que haga el Gobierno en los próximos días. 

Hay que recordar que la fábrica se financiará con los fondos europeos Next Generation y los pasos a seguir los marcará el Perte de automoción. Se esperaba que el Ministerio de Industria diera a conocer los criterios del Perte a principios de diciembre y acto seguido, que el grupo Volkswagen desvelara la ubicación de la planta de baterías en España.  

Pero a solo tres días de acabar el año no hay noticias ni de uno ni de otro, aunque el Gobierno insiste en que publicará las bases antes del día 1 de enero. El retraso llega por las presiones del sector para que se relajasen las obligaciones que había impuesto para acceder a los Next Generation, lo que ha llevado al Ejecutivo a rediseñar el plan. 

La industria pidió, por ejemplo, que no sea un requisito indispensable traer la producción de un vehículo eléctrico a España y el Gobierno eliminó este requisito. De momento, solo Volkswagen se había pronunciado al respecto anunciando su voluntad de erigir una gigafactoría.   

Con los últimos cambios, el Gobierno aspira a que entre 50 y 100 empresas se puedan beneficiar del Perte. El pasado 15 de diciembre, el presidente de Seat, Wayne Griffiths, advirtió que los retrasos en la convocatoria del Perte pueden hacer peligrar los planes de Volkswagen para instalar una fábrica de baterías en España y electrificar las fábricas de Martorell y de Landaben. 

“Más retrasos en la convocatoria serían críticos para el plan Future Fast Forward”, aseguró el dirigente. Este plan – presentado por el grupo el pasado mes de marzo- tiene el objetivo de liderar la electrificación de la industria del automóvil en España, a través de la producción de vehículos eléctricos urbanos en el país a partir de 2025. 

El gigante alemán quiere liderar la transición verde, de hecho, prevé reducir su huella de carbono por vehículo en un 30% (respecto a 2018) en línea con el Acuerdo de París. En el mismo periodo, espera que la proporción de vehículos eléctricos aumenten un 50%, mientras que en 2040, casi la totalidad de los vehículos nuevos del grupo en los principales mercados deberían ser de cero emisiones. 

Fue en este contexto, y dentro de su estrategia para 2030, donde el grupo anunció su intención de construir en España su tercera fábrica de baterías de Europa, tras la de Suecia y Alemania. En todos los casos contará con un socio estratégico. 

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. / EFE
Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. / EFE

Guillermo Fernández Vara sabe que no las tiene todas consigo, pero ya ha dejado claro en alguna ocasión que “Extremadura no renuncia a nada” y lo seguiría intentando. Además, aunque Volkswagen no elija a esta comunidad, contará igualmente con la primera fábrica de celdas para baterías para coches eléctricos del sur de Europa. 

El proyecto, liderado por la compañía española Phi4tech, se dio a conocer antes incluso que el anuncio del grupo alemán y no se centrará únicamente en fabricantes de automóviles, también en almacenamiento de datos y generación de energías renovables.  

Cristina Hidalgo
Carles Huguet