Gortázar (Caixabank) alaba el papel de la banca durante la pandemia

El consejero delegado de Caixabank cree que el sector financiero ha demostrado durante la crisis sanitaria y ahora en La Palma que los errores del pasado han quedado atrás

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, cree que la pandemia ha servido a la banca para “dar un paso adelante y demostrar que el sector financiero puede cumplir pese a los errores del pasado”. En un encuentro organizado por la Fundación SERES ha reconocido que los bancos han tenido un problema de gobernanza que ha costado dinero a los contribuyentes.

Pero a diferencia de la crisis financiera, en esta han estado a la altura. En el caso concreto de Caixabank “la función clave” fue mantener la operativa con el 90% de sucursales abiertas, adelantando el cobro de la pensión para que los clientes pudieran ir a cobrar cuando quisieran, y no un día concreto, condiciendo moratorias y líneas de avales ICO.

Gortázar ha destacado que el sector financiero en pandemia ha sido “buen ejemplo” de que se puede ser competitivo, generar beneficios, y a la vez dar respuesta a la sociedad. Una situación muy parecida a la que se está viviendo ahora en La Palma. Allí Caixabank es la entidad española con más presencia, cuentan con 15 oficinas.

“Estamos volcados, no podemos dejar de pensar ni un minuto porque el volcán sigue sonando” ha comentado. Desde el banco han ofrecido a los clientes una moratoria durante 12 meses, anticipos de las indemnizaciones que tiene que pagar la compañía de seguro, han liberado unas 70 viviendas que tienen en La Palma y Tenerife, han eliminado las comisiones de cajeros automáticos y TPV para los no clientes, y han puesto en marcha líneas especiales para hacer donativos.

En su opinión, un banco no puede pensar solo en ganar dinero y luego hacer filantropía porque “no tiene sentido”. Al respecto ha señalado que las personas se organizan en empresas y la acción del cambio en el mundo es a través de las empresas, y si no está embebida esta acción social, hay un problema de modelo radical.

“Nosotros hemos nacido con este ADN aunque tengamos que mejorar muchas cosas”. El CEO ha recordado que Caixabank lleva en pie casi 120 años y precisamente su origen estaba en proveer de soluciones a la sociedad, mientras que otras entidades tienen un origen exclusivamente financiero.

Después vino la separación de la fundación (La Caixa) y el banco, ya que a pesar de la obra social “también nos gusta ganar dinero” ha añadido. Pese a ello destaca que “hay mucho que hacer” aunque la pelota ya está en el campo y el partido se está jugando.

“Cuando llegué a Criteria en 2009 me preguntaron hasta qué punto los temas de RSC afectan a las inversiones y dije cero. Hoy la respuesta es muy distinta, aunque tampoco puedo decir que sea 10”.

El consejero delegado de Caixabank entiende que el sector financiero tiene una función clave en la sociedad porque están en el centro de la economía, algunos de los problemas por resolver son la exclusión financiera y la falta de transparencia. En cuanto al primero, ha indicado que tras la fusión con Bankia no van a abandonar municipios donde no están acostumbrados a los canales digitales.

“La educación financiera es un problema de país”

También, que “en esta oleada de cierres de oficinas que nosotros también vamos a hacer, vamos a mantenernos donde somos la única entidad y cerraremos donde haya otra cercana”, ha asegurado.

El CEO ha insistido en que la función financiera es esencial para la sociedad, pero hay que hacerla bien y evitar la falta de transparencia “que es el principal problema ahora”. Aunque ha comentado que la banca necesita que la parte receptora entienda de lo que se le está hablando, “la educación financiera es un tema de país”, ha concluido.

Cristina Hidalgo