La china Great Wall Motors es elegida favorita para quedarse la fábrica Nissan de Barcelona

El fabricante chino y Silence son las dos opciones que entrarán en la fase final para quedarse con la planta de Zona Franca y sus satélites

Miles de trabajadores de Nissan Barcelona en una concentración celebrada el pasado mes de mayo. EFE/ Alejandro García

Más de un año después de que Nissan oficializase el cierre de su fábrica en Barcelona, un nombre emerge para reemplazar a la automovilística japonesa en la capital catalana. También desde Asia, la automovilística china Great Wall Motors es ahora la favorita para quedarse la instalación de la Zona Franca después de que la mesa de reindustrialización la haya escogido como la candidata favorita para los terrenos.

El organismo formado por el Gobierno, la Generalitat, Nissan y los sindicatos emitió este viernes un comunicado conjunto en el que dio por completada la primera fase de la búsqueda de inversores para los terrenos. En la segunda etapa se abren ya las negociaciones individualizadas con los finalistas: Great Wall Motors, pero sin descartar a con QEV Technologies –empresa que lidera el proyecto de hub de electromovilidad- y la empresa Silence.

Durante el mes de octubre, la comisión de reindustrialización iniciará unas negociaciones que deberían finalizar antes de terminar el año, explicaron las distintas partes en el comunicado.

“Nissan está totalmente abierta a esa negociación con un único objetivo: conseguir la reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona. Estamos convencidos que podremos encontrar soluciones beneficiosas para todas las partes”, señaló Frank Torres, el encargado de pilotar la desinversión por parte de Nissan. 

“Se está trabajando de manera seria y consensuada dentro del calendario previsto. Hay proyectos industriales y opciones de futuro para las plantas de Nissan. Somos optimistas”, añadió el secretario general de Industria, Raül Blanco.

Great Wall Motors quiere volver a Europa

Great Wall Motors fue la firma asiática con una presencia más visible en el salón de Múnich, marcado por la austeridad de la mayor parte de las marcas. De la mano de la enseña premium Wey, la organización ha aterrizado en Alemania y ya advirtió de que el segundo paso en Europa estaría en Italia o España.

Además, en su portafolio tienen la marca Ora, de automóviles pequeños, y que comenzará su desarrollo comercial o en los países nórdicos o en uno de los grandes mercados europeos, aunque Great Wall declinó dar más pistas de la estrategia.

Una imagen del Wey Coffee 01, el vehículo mostrado por Great Wall Motors en el salón del automóvil de Múnich. EFE

Tras un primer intento fallido –Great Wall Motors abrió una planta en 2012 una fábrica en Bulgaria que cerró en 2017– la empresa asegura que volverá a producir en Europa si alcanza las 50.000 unidades vendidas al año. Así lo aseguró Johnson Qiang, vicepresidente en Europa de la empresa, durante la feria germana: “La producción en Europa está en nuestro futuro. Y lo haremos”, dijo en una entrevista a Automotive News

Y la estrategia del grupo pasa más por comprar infraestructuras que por erigirlas desde cero: este mes de agosto adquirió una fábrica de Daimler en Brasil, por ejemplo. El centro tiene una capacidad similar a la de Nissan Barcelona, puede producir hasta 100.000 coches al año y emplea a aproximadamente 2.000 personas.

Carles Huguet