La SEPI tiene pendiente rescates por 1.000 millones en el sector turístico

Unas quince empresas del sector esperan las ayudas del Gobierno pero solo se ha gastado el 15% de de los 10.000 millones del fondo

La Covid aleja de España al turismo internacional: 5,5 millones menos de visitantes que en julio de 2019.

Turismo. Foto de Archivo

No ha habido un sector que haya sufrido más los estragos de la pandemia como el turismo. En España, unas quince empresas turísticas esperan que la SEPI apruebe su rescate, entre ellas, las aerolíneas Volotea, Air Nostrum y Wamos, o las hoteleras Room Mate, Silken y Vincci. En total, la entidad pública tiene pendiente de aprobar hasta 1.000 millones de euros.

Algunas compañías ni si quiera han logrado sobrevivir a la crisis, como Pullmantur, que acabó en concurso de acreedores. Y otras han visto frustrado su único salvavidas, una fusión, como le ha ocurrido a Air Europa. El Gobierno puso en marcha en los primeros meses de la pandemia un fondo, gestionado por la SEPI, que está dotado con 10.000 millones de euros.

Este tiene como objetivo inyectar dinero en empresas que fuera estratégicas antes de la crisis. Sobra decir que la mayoría de empresas que han pedido un rescate son del sector turístico, y también, que las ayudas han llegado con cuentagotas. A cierre de 2021 (casi año y medio después de poner en marcha el fondo) solo se han aprobado doce operaciones y apenas se ha gastado un 15% del fondo. 

Seis de los rescates autorizados han sido para empresas turísticas, en concreto a Air Europa (475 millones); Ávoris Corporación Empresarial (320); Hotusa (241); Plus Ultra Líneas Aéreas (53); Grupo Serhs (34) y Grupo Soho Boutique Hoteles (30 millones). 

Pero en la actualidad hay al menos 15 empresas más pendientes de respuesta. Junto a las ya mencionadas, están Blue Sea Hoteles, Senator, Abades, Abba, Hesperia, Petit Palace, Selenta, la naviera Armas y el grupo Julia, quienes han solicitado un total de 1.000 millones de euros en ayudas.  

Aunque con dificultad, y a la espera de ayudas, estas empresas han logrado sobrevivir a meses y meses de cierres e inactividad a consecuencia de la crisis sanitaria global. Pero algunas se han quedado por el camino, como Pullmantur, que se encuentra en fase de liquidación. 

La crucerista intentó evitar la quiebra e incluso quería reanudar sus operaciones a finales de 2021, pero las nuevas variantes y la incertidumbre acerca de cuándo llegará la recuperación lo han hecho imposible. No ha sido la única que ha caído, desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) calculan que desde que llegó el coronavirus a nuestro país han echado el cierre 1.500 agencias de viajes. 

Algunas han optado por fusionarse, como El Corte Inglés y Logitravel, que han creado el segundo mayor grupo de distribución de viajes en España, tras Ávoris y Globalia que también se han integrado este último año. Otras firmas del sector no han tenido tanta suerte, como Iberia y Air Europa.

Su fusión se ha visto perjudicada precisamente por la pandemia. En noviembre de 2019, Iberia anunció que compraría Air Europa por 1.000 millones en la segunda mitad del 2020. Pero llegó el Covid-19, la caída de ingresos y el rescate de la aerolínea, lo que hizo que el precio de la operación cambiara. 

Tan solo dos meses después, ambas compañías anunciaban una reducción del precio a la mitad: 500 millones de euros a pagar seis años. Esperaban cerrar la operación en el segundo semestre de 2021 pero necesitaban la aprobación de la Comisión Europea y alcanzar un acuerdo con la SEPI en relación a las condiciones del rescate. 

Fuentes financieras apuntan a que Bruselas, que debía pronunciarse antes del 4 de enero, no iba a dar el “sí, quiero” a la operación e Iberia decidió adelantarse, otras fuentes creen que Iberia ya no está dispuesta a pagar 500 millones. Sea como fuere, la compañía decidió rescindir el acuerdo de compra. 

La matriz, IAG, ha pagado a Air Europa una tarifa de ruptura (acordada previamente) de 40 millones de euros, además de otros 35 millones de euros (en total 75 millones) que se aplicarán para reducir cualquier precio de compra futuro si se llega a un nuevo acuerdo y para evitar cualquier litigio, según acordaron las partes, que han quedado en evaluar antes de finales de enero otras estructuras que puedan resultar interesantes, como comprar la mitad a un precio más bajo. 

El Ibex turístico pierde en bolsa otros 800 millones este año 

Tampoco ha sido un buen año para las cuatro empresas turísticas que cotizan en la bolsa española. Tras el batacazo del 2020 en las bolsas de todo el mundo, este 2021, que el Ibex 35 ha recuperado un 8%, se han dejado por el camino otros 800 millones de euros.  

Las acciones de la hotelera Meliá apenas se han revalorizado un 5% en el último ejercicio, y en total, su valor de mercado se ha incrementado en 62 millones de euros. Amadeus, ha cerrado al alza por la mínima (+0,1%) y su capitalización se eleva solo en 36 millones en todo un año. 

Pero IAG, el conglomerado al que pertenece Iberia, ha perdido otro 5% en bolsa en los últimos doce meses lo que se traduce en pérdidas de 432 millones de euros. Mientras que el gestor aeroportuario, Aena (-2,4%) se ha dejado otros 510 millones de euros. Hay que recordar que en 2020, estas cuatro empresas ya perdieron casi 15.000 millones en bolsa.