La vieja guardia de BBVA, en el punto de mira por las exigencias de la CNMV

La mayoría de miembros del consejo fueron nombrados cuando Francisco González era presidente y antes de que acabe 2022 toca hacer cambios

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila. / EFE

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila. / EFE

BBVA tiene que hacer cambios en su consejo de administración si quiere adaptarse a las exigencias de la CNMV, tal y como ha hecho el Banco Santander recientemente.

El el banco cántabro, a excepción de los dos miembros de la familia Botín, el consejero más antiguo entró en 2015. Pero la mayoría se han incorporado entre 2019 y 2020.

En el caso de BBVA, la mayoría de miembros del consejo llevan en el banco desde que Francisco González era presidente, el directivo hizo incluso tres nombramientos antes de dejar el cargo y desde que Carlos Torres le relevó de sus funciones el 1 de enero de 2019 solo ha habido tres cambios.

Es decir, la vieja guardia de FG permanece casi intacta en la alta cúpula del banco bilbaíno, pero puede que no por mucho tiempo. El problema no es la antigüedad de sus miembros, aunque dos llevan 20 años y uno 10. Sino que el Grupo tiene que ajustarse a los estándares del Código de buen gobierno de la CNMV y también a los de su propio reglamento.

Respecto al primero, el regulador indica que antes de que finalice el año 2022, las mujeres deben representar el 40% del total de los miembros del consejo de administración de las empresas cotizadas en la bolsa española.

Actualmente, en BBVA hay cinco mujeres en un consejo compuesto por quince, es decir, representan algo más del 30%. Por eso de aquí al año que viene tiene que sustituir a un miembro masculino por otro femenino. Aquí vendrá el primer cambio, pero no será el único.

BBVA no puede tener consejeros de más de 75 años

La edad media de los consejeros de BBVA es 62 años, muy en línea con la alta cúpula del Ibex 35. Este ha sido un foco de atención para la Comisión Nacional del Mercado de Valores durante años, recomendando una edad de retiro de 65 años para los consejeros ejecutivos y el presidente.

Para el resto se mostraba más flexible, aunque alentando a que no sobrepasaran la edad de referencia. Sin embargo esto cambió en la última reforma del Código de buen gobierno, eliminando por completo la edad indicada.

Pese a ello, eran habituales los comentarios del expresidente de la CNMV, Sebastián Albella en referencia a la necesidad de un relevo generacional. Pero esto ahora es tarea del nuevo presidente, Rodrigo Buenaventura.

En BBVA hay seis miembros que tienen 65 años o más y a algunos les toca renovar en la junta del próximo 20 de abril. Es el caso de Jaime Caruana, el que fuera gobernador del Banco de España tiene 69 años y su reelección ha sido incluso puesta en el punto de mira por algunos accionistas y sindicatos del banco, que ya han adelantado que votarán en contra.

El reglamento de BBVA indica que se debe cesar del cargo con 75 años

En su caso, justifican que solo unos meses antes de entrar en el consejo de BBVA era director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), y estiman que “no ha pasado el tiempo suficiente entre el ejercicio de estas funciones y las de consejero independiente de BBVA”.

Según explican a Economía Digital, “hay que guardar las formas, que mínimo que cinco años”. Caruana no es el único que está en el cetro del debate, también lo está José Maldonado que es el más longevo del consejo. Tiene 70 años y lleva 20 como consejero.

El propio reglamento del consejo de BBVA indica que “los consejeros cesarán en sus cargos a los 75 años de edad”. Cumpliendo con este criterio, hay tres de sus miembros que rozarán esa edad en su siguiente reelección, por lo que todo apunta a que alguno de ellos de el relevo a una mujer.

Los consejeros independientes no pueden estar más de 12 años

Asimismo, la entidad explica que no podrán ser considerados consejeros independientes de BBVA quienes hayan sido consejeros durante un período continuado superior a 12 años. Sin embargo, Maldonado -que lleva dos décadas- si puede serlo, porque su rango es de consejero externo.

Misma situación que Susana Rodríguez, que es consejera externa desde 2002. Por cierto, BBVA es el único banco cotizado que no cuenta con consejeros dominicales, son dos ejecutivos, tres externos y diez independientes.

El caso de Juan Pi Llorens es distinto, también será reelegido por tres años en la junta del banco, pero ya lleva como consejero independiente de BBVA 10 años. Es decir, que en 2023 cumplirá 13 años en este cargo.

Así que el banco bilbaíno tendrá que ajustarse a sus propias normas. Otra de las criterios de BBVA es que tampoco podrán ser considerados consejeros independientes quienes hayan sido empleados o consejeros ejecutivos de sociedades del Grupo, salvo que hubieran transcurrido 3 o 5 años, respectivamente, desde el cese en esa relación.

Aquí también hay polémica, pues José Maldonado, fue Consejero Secretario General de Argentaria y de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria. Después se prejubiló como ejecutivo de BBVA en diciembre de 2009.

Pero de nuevo, por ser consejero externo, no le afecta esta norma. Y esto tampoco le gusta a algunos accionistas e inversores, que han adelantado que preferirán abstenerse en la relección de su cargo.

La CNMV ajusta el tamaño del consejo

La CNMV modificó el número “ideal” de miembros que deberían componer el consejo de administración de las cotizadas. Antes, el tamaño recomendado era entre cinco y siete personas, ahora se amplía hasta quince.

En este caso, todos los bancos cotizados cumplen con esta recomendación. En BBVA son quince, al igual que en Banco Santander, Sabadell, Caixabank y el nuevo Unicaja. Solo en Bankinter son once.