Los clubes británicos abandonan la Superliga de Florentino y dejan el torneo tocado de muerte

La huida del 'big Six' hace prácticamente imposibles los números prometidos por la Superliga. Los italianos y los españoles siguen adelante

Aficionados del Chelsea FC protestan contra la creación de la Superliga. EFE/EPA/NEIL HALL

Los seis clubes británicos presentes en la fundación de la Superliga anunciaron el martes por la noche su voluntad de desvincularse del proyecto. Manchester City, Arsenal, Liverpool, Chelsea, Manchester United y Tottenham dejaron solos al Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus de Turín, Inter de Milán y Milán en su voluntad de romper con la UEFA para la creación de un campeonato continental.

Horas después, el Atlético de Madrid y el Inter de Milán anunciaron que seguían los pasos del ‘big Six’.

El primer en hacer oficial el adiós fue el Manchester City. Tras él, el resto de conjuntos británicos siguieron su camino. Los argumentos: “hemos escuchado atentamente la reacción”, dijo el United; “hemos cometido un error”, lamentó el Arsenal; “lamentamos la ansiedad y el malestar”, asumieron desde el Tottenham.

La presión en el Reino Unido fue constante desde que se anunció la creación del torneo. El primer ministro, Boris Johnson, advirtió que estaba dispuesto a hacer “lo que fuera” para que la competición no saliera adelante. Incluso el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, se opuso al campeonato a través de un mensaje en sus redes sociales.

Tampoco a los futbolistas agradó la idea. El capitán del Liverpool, Jordan Henderson, emitió un comunicado en nombre de la plantilla: “No nos gusta y no queremos que pase. Es nuestra posición común. Nuestro compromiso con el club y los seguidores es absoluto e incondicional”.

En el caso del Chelsea FC, los aficionados bloquearon el acceso del autobús del equipo al estadio, donde se celebraba un partido contra el Brighton. El exfutbolista Petr Cech tuvo que pedir a los seguidores que les dejasen pasar.

¿Y ahora qué?

Queda por ver que sucederá ahora con el proyecto de la Superliga. Tras la huida de los británicos, los tres conjuntos españoles y los tres italianos emitieron un comunicado en el que aseguraban que seguían en la competición y que mantenían “el sentido” de la idea.

No hay duda que será más complicada de sacarla adelante, más cuando el Bayern de Munich y el PSG ya avisaron que no formaban parte de los fundadores. Ahora mismo, ocho de los once clubes de fútbol que más facturan en el mundo no participan en la competición.

“Nuestros miembros y seguidores rechazan una Superliga. Es nuestro deseo como FC Bayern y nuestro objetivo que los clubes europeos vivan esta maravillosa y emotiva competición de la Champions League y la desarrollen junto a la Uefa. El FC Bayern dice no a la Superliga”, explicó el Bayern el martes.