Patrocinado por

Lucena rechaza la alternativa de los expertos: sin alargar la pista no habrá terminal satélite en El Prat

El presidente del gestor aeroportuario defiende que la instalación catalana no será un ‘hub’ si solamente se centra en llenar las horas en las que tiene menos demanda

Maurici Lucena, presidente de Aena, cuando era diputado por el PSC en Cataluña. EFE

Aena no piensa renunciar a extender la tercera pista del aeropuerto de Barcelona-El Prat. A la cotizada española se le planteó modificar el proyecto inicial, algo que descarta por completo: no habrá terminal satélite sin la posibilidad de alargar la vía que entra en conflicto con el Delta del Llobregat. “Si no aumentáramos los vuelos no tendríamos motivos para hacer la nueva terminal”, aseguró el presidente de la empresa semipública, Maurici Lucena.

El dirigente acudió este martes a Forum Empresarial del Llobregat, en el que vinculó las dos grandes obras que protagonizan el proyecto de la empresa. Ni optimizar las operaciones ni utilizar el aeropuerto de Girona como soporte está contemplado en la mesa del gestor aeroportuario.

“El aeropuerto necesita siempre estar sobrado de capacidad porque hay una serie de horas al día en que los vuelos de alimentación de los vuelos de largo radio son tan acaparadores, que, aunque no esté lleno, el aeropuerto va al máximo de su capacidad”, señaló Lucena.

El antiguo diputado del PSC en el Parlament, admitió que todo pasa por “justificar muy bien” el impacto de la obra en La Ricarda, un espacio natural protegido bajo el certificado europeo Natura2000. “Es una razón de primer orden”, añadió. En el plan, Aena pretende compensar la pérdida de 27 hectáreas con la suma de otras 280 en el sur de la infraestructura.

Aena confía en llegar a un acuerdo con el Govern

A pesar de la tibieza con la que la Generalitat recibió el proyecto, Lucena se mostró confiado con llegar a un acuerdo con la administración catalana. El Govern trabaja desde hace días en ampliar la zona protegida, algo que no inquieta a la cotizada.

“Es muy probable que exista una intersección entre lo que quiere hacer el Govern y la iniciativa de Aena, las veo compatibles y creo que harán que el espacio protegido del Delta del Llobregat sea más extenso y de más valor ambiental y ecológico una vez esté todo puesto en marcha”, zanjó.

La calificación se tratara en la mesa de trabajo creada por la institución catalana en la que también participará la empresa y los ayuntamientos afectados.

Las alternativas de los expertos

La rotundidad de Aena contrasta con la reflexión de los expertos. Como explicaba Economía Digital el domingo, profesores y dirigentes del sector veían imprescindible la edificación de una nueva terminal satélite, pero tenían dudas con el alargamiento de la pista. Derivando operaciones punto a punto de compañías como Easyjet o Ryanair a Girona podría ser suficiente.

Óscar Oliver, profesor de la UPC School, señala que el camino “probablemente” pase por una vía intermedia. “La terminal satélite es necesaria, pero debemos caminar hacia un estado de agotamiento y optimización de la capacidad de las pistas. Ahora mismo, la saturación se produce solo en ciertas franjas horarias, por lo que aboga por “repartir los vuelos a lo largo del día”.

En la misma línea se expresó Pere Suau-Sánchez, economista de la UOC, en una entrevista concedida a La Vanguardia. “La extensión de la tercera pista en 500 m, entrando en un espacio Natura 2000, es una opción. Pero hay alternativas más allá de esto, como la construcción de una terminal satélite acompañada de la optimización del campo de vuelo. Otra se centraría en la optimización de Barcelona añadiendo el soporte del aeropuerto de Girona”, dijo.

Carles Huguet