Santander se la juega en la justicia brasileña por despedir a más de 3.000 personas en pandemia

Todos los bancos con presencia en Brasil firmaron un acuerdo donde se comprometieron a no hacer despidos, el Santander justifica que acabaron en mayo

Ana Botin, presidenta de Banco Santander. EFE

El macro ERE europeo iniciado por el Banco Santander hace un año con el propósito de reducir costes ha hecho que el grupo cuente ahora con 7.441 empleados menos que hace un año, lo que supone una reducción del 10% de la plantilla que tenía en Europa en 2020.  

Una cifra que se elevará en los siguientes meses porque el banco sigue negociando ajustes de empleo en Portugal y Reino Unido. En el país luso, la entidad anunció un plan de salidas pactadas para 685 trabajadores el pasado mes de junio.  

Durante el verano, 475 personas se han acogido de manera voluntaria, quedado sin cubrir 210 plazas, lo que hizo que el Santander anunciara un ERE para este número de trabajadores. Los sindicatos portugueses decidieron entonces acudir al Juzgado de Trabajo de Lisboa para frenarlo. 

La vista, prevista para este jueves 14 de octubre, se ha aplazado al próximo 28 de octubre. Será la justicia quien decida si acepta o no el ERE de Santander Totta. Entre tanto, el banco defiende que los interesados pueden adherirse de manera voluntaria al plan de salidas para que estas no sean forzosas.  

En Santander UK, la filial británica del banco, se anunció en marzo una reducción de plantilla que afectará a 600 trabajadores. Las bajas anunciadas no se han producido en su totalidad, la entidad aportará datos en la presentación de resultados del tercer trimestre, prevista para el próximo 27 de octubre.  

Pero los despidos no se han quedado solo en Europa. En Brasil, el banco que preside Ana Botín se juega casi 8 millones de euros por despedir en pandemia a 3.220 empleados pese a anunciar públicamente que no habría recortes por la crisis del Covid-19.  

La banca prometió no hacer despidos en Brasil

Así lo explica el Sindicato de Empleados Bancarios de São Paulo en distintos medios de comunicación del país. Todos los bancos nacionales o extranjeros con presencia en Brasil firmaron un acuerdo donde se comprometieron a no hacer despidos, pero el Santander los hizo. 

En este contexto, los trabajadores del banco Santander Brasil realizaron algunas manifestaciones por el país desde el 15 de junio de 2020, en adelante, en señal de protesta. Finalmente, decidieron llevar al banco a los tribunales.  

El pasado mes de agosto la justicia les dio la razón, condenando al Banco Santander a pagar 50 millones de reales (algo más de 7,8 millones de euros). Desde Santander Brasil indican que apelarán la decisión, pues rechazan las acusaciones de los sindicatos.  

Los sindicatos prevén 10.000 despidos

“El banco siempre actúa dentro de la ley, adoptando buenas prácticas en la relación con las entidades que representan a los trabajadores, con las que mantiene constantes y activos canales de diálogos”, añaden.  

Los sindicatos se temen lo peor porque el diario Folha de S. Paulo adelantó a principio de 2020 la intención de Santander Brasil de recortar en un 20% la plantilla compuesta por 47.000 trabajadores a principio de ese año, esto son unos 10.000 empleados .

Por ello, creen que Santander Brasil seguirá metiendo la tijera. Además, el propio banco ha justificado que el compromiso de no realizar despidos firmado en marzo no era eterno, acababa en mayo de 2020. 

Las cuentas semestrales del Grupo Santander reflejan una provisión de 432 millones para procesos laborales en Brasil, pero fuentes financieras indican que aquí no está incluido este litigio porque la sentencia no es firme “y no se ha calificado como riesgo”. 

Las mismas cuentas revelan que el banco que preside Ana Botín acumula otros 12 litigios en Brasil, siendo el país donde más conflictividad laboral existe. También es cierto que es el país donde más trabajadores tiene el banco, a cierre de junio, más de 45.000.  

Brasil es el segundo mercado para el Grupo Santander por beneficios, por detrás de Estados Unidos. Estos dos países aportan el 60% del total, le siguen Reino Unido, España y México. Precisamente México es el único país donde aumenta el número de empleados. La plantilla actual la formaban 25.543 trabajadores a cierre de junio frente a lo 20.800 de junio del 2020.