Santander centrará la reducción de costes en Reino Unido y Portugal en la recta final del año

El banco provisionó más de 450 millones de euros para hacer ajustes en Santander Totta y Santander UK durante este ejercicio

El Banco Santander continúa con sus planes de reestructuración de plantilla y oficinas en Europa, siendo Portugal y Reino Unido los países más afectados en la recta final del año. La entidad provisionó en sus cuentas anuales el coste de estos ajustes, en concreto, 293 millones para Reino Unido y otros 165 millones para Portugal. 

Santander Totta, la filial lusa, cerró 2020 con 6.336 empleados y cerrará 2021 con unos 5.350. Esto supone reducir la plantilla en más del 15% en solo un año. Durante los primeros seis meses del año ya salieron del banco casi 300 trabajadores y se cerraron 75 oficinas. 

Pero en junio, la entidad anunció un plan de salidas pactadas para 685 trabajadores. Durante el verano, 475 personas se han acogido de manera voluntaria, quedado sin cubrir 210 plazas, lo que ha hecho que el Santander haya anunciado un ERE para este número de trabajadores.  

El banco da la posibilidad de que los interesados sigan adhiriéndose de manera voluntaria para que no haya salidas forzosas. Por su parte, Santander UK, la filial británica del banco, hizo lo propio en marzo y avanzó planes de reducción de personal y oficinas para los siguientes meses.  

Su intención era cerrar 111 sucursales a finales de agosto y reducir plantilla en unos 600 trabajadores. Pero la entidad ya prescindió de más de 2.000 empleados entre enero y junio. Según fuentes cercanas al banco no todo han sido despidos, ha habido un ajuste societario y algunos trabajadores ahora computen en otras filiales.  

De hecho, las bajas anunciadas no se han producido en su totalidad y del cierre de oficinas se darán datos al finalizar el trimestre. Los ajustes de Portugal y Reino Unido siguen a los de España y Polonia anunciados el año pasado. 

En nuestro país, Santander ha ejecutado su mayor Expediente de Regulación de Empleo (ERE) hasta la fecha, el mismo ha afectado a 3.572 empleados y casi la totalidad ha dejado ya sus puestos de trabajo. En Polonia, la entidad anunció otras 2.000 hasta 2022.  

Estados Unidos es –tras Europa- el mercado donde más ha reducido plantilla el banco en los últimos meses, unos 515 entre enero y junio. Mientras que en México y Brasil la plantilla ha aumentado durante el primer semestre del año. En el primero, en más de 3.000 personas y en el segundo en casi 2.000.