Seat exige al Gobierno parte de los fondos europeos para acelerar con el coche eléctrico

La compañía pide más ayudas para ensamblar vehículos limpios en Martorell: 2024 podría ser la fecha escogida para iniciar la producción

Seat quiere hacer coches eléctricos en España, pero pide al Gobierno una mayor implicación para hacerlo posible. La filial de Volkswagen trabaja para ensamblar vehículos limpios en Martorell a partir de 2025, aunque de ejecutarse los fondos europeos en favor de sus planes podría avanzar un año su proyecto. “Creemos que los fondos de recuperación son adecuados para esto”, señaló el presidente de la automovilística, Wayne Griffiths.

El dirigente explicó que está “en conversaciones avanzadas” con el Ejecutivo para que la matriz alemana de luz verde a la inversión de 5.000 millones de euros en el próximo lustro. Sin embargo, volvió a pedir una “apuesta decidida” por la electrificación y la construcción de una fábrica de baterías en el territorio.

Para ello serán indispensables los fondos europeos. Y no solo para la edificación de una planta de cargadores. “Los fondos no solo deben servir para un proyecto industrial, también deben fomentar la infraestructura de recarga y la compra de coches eléctricos”, destacó el dirigente.

Ya en el momento de la presentación del plan de inversiones, Seat avisó: “Nuestro objetivo es impulsar la transformación del sector, y para garantizar el futuro de la industria en el país necesitamos la colaboración de la administración. No podemos hacerlo solos, pero el programa presentado por el Ejecutivo va en la línea correcta”.

“Para fabricar eléctricos en España se deben vender eléctricos en España”, avisa Seat

“Para hacer coches eléctricos en España se deben vender coches eléctricos en España”, remató Wayne Griffiths, entonces todavía presidente de Cupra.

Hay camino por recorrer. La patronal de fabricantes Anfac publicó la semana pasada el último Barómetro de la Electromovilidad del año 2020. Al terminar el año, a nivel europeo solamente República Checa y Hungría estaban por detrás de España en la electrificación, según los criterios utilizados por la institución. De hecho, la puntuación media europea dobla la española.

Ni siquiera los polos tradicionalmente más avanzados del país; como MadridCataluña o el País Vasco; se acercan a los estándares continentales. “España progresa, pero de forma lenta: la mejora se produce por la evolución del mercado electrificado, mientras que las infraestructuras apenas avanzan”, lamentan desde la organización.

La apuesta de Seat por España

Aunque no queda reflejado en el informe de la patronal, España necesita de la apuesta de Seat para crecer en la producción de eléctricos. Por ahora, solamente PSA –ahora Stellantis— en sus centros de VigoMadrid y Figueruelas (Zaragoza) apuesta definidamente por el país a la hora de ensamblar vehículos limpios. El resto de grandes marcas se conforma con elaborar automóviles híbridos.

En 2020, las fábricas españolas solamente sacaron a la carretera 55.992 unidades eléctricas, apenas el 2,47% de los 2,2 millones de coches que ensamblaron. Al sumar híbridos y de gas natural, la cifra asciende hasta 159.317 vehículos, el 7,02%.