UGT llama «antisistema» a la CEOE por el plantón en la mesa de negociación del SMI

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, pide a la patronal presidida por Antonio Garamendi que "vuelva a la mesa" para "expresar sus opiniones"

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez. EFE/ Xoán Rey.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez. EFE/ Xoán Rey.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha llamado «antisistema» a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), después de que la patronal presidida por Antonio Garamendi rechazara participar en las negociaciones sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). En este sentido, le ha reclamado que «vuelva a la mesa» para que, de esta manera, la organización empresarial pueda «expresar sus opiniones».

«Creo que la CEOE debería haber ido a la reunión «, ha dejado bien claro el líder de UGT antes de participar en Santiago de Compostela en la tercera edición del premio Rogelia Mariña. «Estamos ante una patronal que se está convirtiendo un poco en una patronal antisistema, cosa absolutamente increíble por parte del empresariado español», ha insistido.

Preguntado por los medios y ante la coincidencia de que el presidente de los empresarios también se encontraba en un acto en la capital gallega, Álvarez ha reiterado su deseo de que la CEOE vuelva a las negociaciones para que los acuerdos sean «más equilibrados».

«Si hubieran ido a la reunión, hubiéramos conocido sus argumentos, aparte de los generales», ha subrayado y ha manifestado: «Seguramente, hubieran podido poner sobre la mesa algunas de sus reivindicaciones, que luego hemos visto que ha sacado el PP, matizando el apoyo inicial que habían dado a la subida del SMI».

Álvarez ha hecho referencia así a la propuesta del PP de que la subida del SMI a 1.080 euros anunciada por el Gobierno «no cotice a la Seguridad Social», a la que el sindicalista se ha negado en rotundo. «Es un absurdo, eso solo lo pueden decir aquellos que no quieren subir las pensiones», ha valorado para luego hacer hincapié en que lo que «buscan» es que la «Seguridad Social entre en un desequilibrio y a continuación se plantee otra vez una reforma del sistema».

CEOE rechazó participar en la negociación

Por su parte, Garamendi defendió hace unos días su ausencia, puesto que, a su juicio que el Ministerio de Trabajo y Economía Social solo «quería la foto» y criticó que el Gobierno todavía no haya realizado una propuesta concreta para incrementar este indicador. En esta línea, recordó que la fijación del SMI es “una facultad del Gobierno” y, por tanto, no es diálogo social.

“Yo no conozco cifra, no sé cuál es”, lamentó, a la vez que recriminó que “qué mínimo que conocer anoche” una propuesta del Gobierno. Por ello, justificó que no puede “mandar a alguien que no sabemos cómo es”, ya que al encuentro asisten técnicos.

Díaz, posa junto a los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y CCOO, Unai Sordo. EFE/ Fernando Alvarado

El planteamiento de CEOE sugiere un incremento del SMI del 4%, hasta una cuantía de 1.040 euros brutos al mes en 14 pagas, supeditado a establecer un régimen de deducciones aplicables al sector agrario y modificar la normativa de revisión de precios en los procesos de contratación derivados de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de contratos del sector público, para repercutir el incremento del SMI en los contratos en ejecución.

Finalmente, defendió el hecho de que la CEOE no asistiese al encuentro no perjudicaba al diálogo social, poniendo como ejemplo que se siguen firmando convenios como el de la hostelería, la banca o el metal.