Andreu exige una fianza de 16 millones a Blesa y otra de tres a Rato por las ‘tarjetas black’

stop

La Fiscalía Anticorrupción y el FROB solicitan la medida ante una eventual condena por delitos societarios y apropiación indebida

Rato, en la Audiencia Nacional por el caso de las 'tarjetas black'

16 de octubre de 2014 (19:44 CET)

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha impuesto una fianza de 19 millones a los ex presidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato por el caso de las tarjetas black. En concreto, 16 millones al primero y otros tres al segundo. Si no los reúnen en tres días se les embargarán los bienes. La Fiscalía Anticorrupción ha pedido las cantidades para prevenir una hipotética responsabilidad civil por delitos societarios y de apropiación indebida. El FROB, que es accionista mayoritario de Bankia (banco fundado por Caja Madrid), ha secundado la posición del ministerio público.

El importe que la Audiencia Nacional exige a ambos --distinta a la norma que sirve para evitar las prisiones preventivas-- se ha calculado en función de la cuantía gastada con ese plástico más un tercio, según establece la ley. Con esta cantidad se haría frente a una eventual condena que obligue a las devoluciones del dinero gastado fraudulentamente. Tanto Blesa como Rato han comparecido este jueves ante Andreu, el magistrado que trata de aclarar el origen y funcionamiento de este supuesto sistema de sobresueldos opaco.

“No puedo controlar todos los departamentos”, ha dicho Rato al juez para justificar que desconocía los detalles de las tarjetas. Él y su antecesor han echado balones fuera. Sus declaraciones han coincidido en que el comité de fiscalidad de la caja tenía el cometido de vigilar esas partidas y que el dinero se contabilizaba como parte de la retribución. Es decir, que era salario. Rato y Blesa han admitido, sin embargo, que no lo habían declarado a Hacienda como tal. Según ambos, las tarjetas black existen en Caja Madrid desde los ochenta.

Barcoj elude la fianza

En la tarde del jueves también ha declarado la mano derecha de Blesa. El ex director general de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, ha abandonado la Audiencia Nacional sin ninguna medida preventiva en su contra. Ante Andreu ha atribuido la paternidad de las tarjetas opacas al secretario del consejo de administración y ha asegurado que eran anteriores a su llegada a la entidad crediticia. Ha respondido a las preguntas del fiscal, del juez y de su abogado. “No ha podido ir mal, porque no hay nada que ocultar”, ha declarado a su salida de la Audiencia Nacional.

Los tres (Barcoj, Blesa y Rato) han testificado en calidad de imputados. El caso de las tarjetas es una pieza separada del caso Bankia, abierto en junio de 2012 a raíz de una querella de UPyD contra 33 consejeros de la entidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad