Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de la entidad. EFE/ED/archivo

Los síntomas que delatan la absorción de Deutsche Bank por Caixabank

stop

Caixabank se perfila como el banco favorito para comprar el negocio de Deutsche Bank en España, valorado en 2.000 millones de euros

Barcelona, 21 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Deutsche Bank necesita dinero. Está a punto de lanzar una ampliación de capital de 8.000 millones de euros, pero tendrá que ir acompañada por desinversiones porque no será suficiente. España será objeto de dichas ventas y dará al banco alemán lo que necesita. El gran favorito es Caixabank, según las fuentes consultadas por Economía Digital.

El banco que preside Jordi Gual ha tomado la delantera. Está muy interesado, y está intentando cerrar temas pendientes antes de abril para centrarse en la puja. A principios de marzo volvió a sentar a los sindicatos para dar un empujón definitivo a la negociación de las condiciones de las oficinas Store. La idea de la entidad es cerrarla cuanto antes para centrarse en la compra de Deutsche.

La operación encaja perfectamente en su porfolio, es parecida a la de Barclays, y le puede ayudar a impulsar a BPI si en la venta se incluye el negocio del banco alemán en Portugal. Su compra no supondrá un gran esfuerzo, ya que se trata de una entidad saneada que no hay que limpiar.

El principal coste de la integración será eliminar las duplicidades: servicios centrales y parte de la red de oficinas. No obstante, si se compara con el volumen de Caixabank, las cifras de Deutsche en España –200 oficinas y 1.500 empleados– son modestas y asequibles para el banco que dirige Gonzalo Gortázar.

Caixabank quiere cerrar negociaciones pendientes para centrarse en Deutsche Bank en abril

De hecho, además de la compra de los activos y los clientes, la operación será una oportunidad para optimizar su implantación y culminar el redimensionamiento de su plantilla. Fuentes del sector apuntaron que en Caixabank son conscientes de que la operación probablemente comporte que tengan que reabrir negociaciones con los sindicatos, por lo que quieren cerrar las de las mejoras para la plantilla de las Store.

El banco catalán quiere centrarse de lleno en la operación en las próximas semanas porque sabe que la puja no será fácil: la competencia también acudirá a ella. Comprar Deutsche Bank consolidaría a Caixabank como líder en banca minorista en España en un momento en el que hay dos operaciones muy importantes pendientes: las ventas del Popular y de Bankia-BMN.

Oficialmente, el banco no se moja. Un portavoz de la entidad admitió que probablemente estudiarán la operación, pero insistió en que ahora están centrados en la integración de BPI, que es un proceso complejo y que no culminará a corto plazo. Precisamente para hacer crecer el banco luso, la operación de Deutsche puede ganar atractivo si se incluye el negocio en Portugal.

La banca de inversión del propio Deutsche Bank pilotará la venta

El propio Deutsche Bank, desde su banco de inversión, está pilotando la venta del negocio en España, que se iniciará en abril, y está sondeando a la banca del país para traspasar un negocio valorado en unos 2.000 millones de euros. Se han puesto en contacto con los cuatro grandes –excluyendo a Bankia– en España: Caixabank, Santander, BBVA y Sabadell.

Deutsche Bank España tiene unos activos de 16.000 millones de euros y es una entidad perfectamente saneada. Tras vender el año pasado préstamos e hipotecas por valor de 430 millones de euros, su cartera crediticia es de buena calidad. Sigue teniendo muchas hipotecas, pero con un índice de morosidad bajo al estar concentradas en un segmento premium de la población.

El Sabadell, el Santander y BBVA intentarán frenar la expansión de Caixabank en España

Probablemente Caixabank no será el único interesado en el negocio del banco alemán. El Sabadell también ha sido tanteado y estudiará la operación. Es una entidad que ha crecido como ninguna a base de compras durante la crisis, lo que la sitúa en todas las quinielas, pero actualmente está más centrada en el exterior, sobre todo en el Reino Unido.

El Santander también aparece en las quinielas. Como en todas… pese que al final no se ha llevado el gato al agua. Ha pasado la crisis sin hacer compras en España, pero tiene un negocio tan internacionalizado que no necesita crecer en el mercado nacional, menos rentable que Brasil u otros en los que opera. Pese a ello, irá a la puja, apuntan fuentes del sector, como ha ido a casi todas.

BBVA parece a priori la entidad menos interesada. Con la compra de CatalunyaCaixa ya creció mucho en Cataluña, donde tiene parte importante de su negocio Deutsche Bank España. No obstante, también se espera que muestre interés, aunque sea sólo por animar la puja.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad