Gonzalo Gortázar adelanta unas pinceladas del plan estratégico 2019-2021 de Caixabank. EFE

Adiós a las fusiones: así será el nuevo plan estratégico de Caixabank

stop

Caixabank presentará en noviembre el nuevo plan estratégico 2019-2021, que primará el crecimiento orgánico

Valencia, 27 de abril de 2018 (12:30 CET)

Caixabank está creciendo con fuerza gracias a la actividad comercial, la diversificación –los seguros siguen sumando– y la integración de BPI. Para seguir este camino, el banco trabaja en un nuevo plan estratégico para el periodo 2019-2021, que aunque todavía no está en condiciones de ver la luz, sí que tiene marcadas sus líneas maestras.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, adelantó que el banco presentará en noviembre el nuevo plan, y será entonces cuando profundizarán en el mismo. Pero dio algunas pinceladas. En realidad, una de brocha gorda: adiós a las compras o fusiones.

“Tenemos una senda muy clara de crecimiento orgánico. En el nuevo plan estratégico esta cuestión no se va a poner en duda, seguiremos esta senda”, señaló el primer ejecutivo del banco en la presentación de resultados, en Valencia. Lo hizo después de responder que no están interesados en un proceso de consolidación del sector, ni con Bankia ni con otros que se le han atribuido, como Abanca, Unicaja y Liberbank.

Gortázar asegura que Caixabank no mira a Bankia ni a otros bancos con ganas de fusiones

“No espero grandes cambios, grandes bandazos”, añadió el consejero delegado de Caixabank, tanto para el banco español como para el portugués BPI. “El avance que está teniendo BPI es notable”, dijo, por lo que se centrará en seguir con el crecimiento de la actividad comercial y en la concesión de créditos. “Poner al cliente en el centro”, resumió Gortázar el plan estratégico, que también incluye al banco luso.

BPI tuvo un buen comportamiento en el inicio de año y, de hecho, fue el principal responsable de la mejora de resultados de Caixabank, que incrementó el beneficio un 75%. Los ingresos del grupo subieron el 6,5%, de los que el 3,7% fue orgánico y el resto por BPI, que se integró el 1 de febrero de 2017.

Globalmente, el banco portugués aportó 40 millones a las cuentas de Caixabank con su negocio bancario y 129 millones más por sus participadas. Por tanto, 169 de los 704 millones que ganó el banco catalán entre enero y marzo tienen firma portuguesa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad