¿Cómo iba a multar por déficit este póquer de países incumplidores?

stop

Francia ha violentado los máximos europeos 11 veces desde que existen, Alemania ha hecho lo propio en cinco ocasiones. España, sólo cuatro

Ismael García Villarejo

Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos, sale de una reunión en París, el 24 de junio de 2016. REUTERS/Stephane Mahe
Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos, sale de una reunión en París, el 24 de junio de 2016. REUTERS/Stephane Mahe

Madrid, 28 de julio de 2016 (01:00 CET)

España escapa, finalmente, de la multa de Bruselas. La Comisión Europea (CE) decidió, en tiempo de descuento, cancelar la sanción por exceso de déficit. A cambio ciñe a España y Portugal –país también expuesto al castigo—, a unos límites más restrictivos con el objetivo de llegar al 2,2% del PIB en 2018.

El gobierno español evita el estigma que supondría ser el primer país de la Unión en recibir una sanción por romper los límites presupuestarios. Sin embargo, se da la paradoja de que la economía española se cuenta entre las más cumplidoras de Europa. Mientras, los países que la juzgan se caracterizan por ignorar sus propios límites.  

El ranking de países incumplidores es este:
  1. Francia: 11 veces
  2. Grecia: 10 veces
  3. Portugal: 10 veces
  4. Italia: 8 veces
  5. Alemania: 5 veces
  6. España: 4 veces  


Esta clasificación, elaborada con datos oficiales, explica que España tuviera como aliados a la siempre exigente Alemania, que se oponía a la multa apelando a los "enormes esfuerzos realizados por los españoles en los últimos años", y de Francia, cuyo expediente denota que ha quebrantado los máximos prácticamente cada año desde que se fijaron los criterios de estabilidad.  

Alemania además se juega una futura sanción por romper los máximos de superávit.  

En Bruselas también pesan sobre manera las horas bajas que vive la construcción europea. Después del "brexit", la CE no quería mandar un mensaje de castigo hacia los españoles. El comisario de Economía lo admite: "La decisión de castigar no era la mejor en un momento en que la gente duda de Europa", dice Pierre Moscovici. "Los dos países han hecho esfuerzos estructurales importantes que no podemos ignorar".  

Las medidas de última hora tomadas por España, como pedir a las empresas 6.000 millones de anticipo por el impuesto de sociedades también contribuyeron a la decisión final de cancelar la multa. Pero Alemania se alineó con el ministro en funciones Luis de Guindos.  

El gobierno que dirige Angela Merkel cree que sancionar sería contraproducente en la tesitura actual, con riesgos no sólo políticos, como el "brexit", sino también económicos. El mensaje de desconfianza apareada a una multa contra una de las mayores economías de la zona del euro sería contraproducente a nivel continental, sostienen también los expertos.

Pese a todo, quien gobierne España en los dos próximos años tendrá trabajo por delante. Bruselas establece el límite del 4,6% para 2016; del 3,1% para 2017, y del 2,2% para 2018, con un presupuesto para el próximo año muy restrictivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad