Diez minutos de terror en que se evaporaron 32.000 millones

stop

El Bundesbank se equivocó de cuenta al transferir los fondos pactados para el rescate de la banca española, que ha cumplido dos años

Jens Weidmann, presidente del Bundesbank

14 de junio de 2014 (22:15 CET)

El rescate de la banca española, solicitado hace exactamente dos años, empieza a quedar atrás con la devolución de las primeras ayudas. El Gobierno ha reembolsado ya 1.300 millones de los 39.468 que se utilizaron para evitar la quiebra automática de las principales cajas de ahorros del país.

Más allá de las durísimas negociaciones políticas entre gobiernos y con la Unión Europea como contexto, el proceso para recibir aquellos fondos fue estresante, inquietante y angustioso. Especialmente, durante diez minutos. Así lo relatan los funcionarios que se encargaron de coordinar la gigantesca operación financiera.

Sucedió hace 18 meses, la mañana del 11 de diciembre de 2012. Los millones de euros “llovían” en las cuentas del Banco de España. Pero cuando se alcanzaron los 8.000 millones, la precipitación de euros se detuvo misteriosamente.

Todos pendientes de las pantallas


Alrededor de 32.000 de los poco más de 39.000 millones que se esperaban como agua de mayo no aparecían por ninguna parte. Tampoco figuraban en las pantallas de la entidad emisora, que aseguraba haber cumplido con las instrucciones y el pago. El Bundesbank se había equivocado de cuenta.

La operación de transferencia la coordinó el Banco Central Europeo (BCE). La entidad con sede en Fráncfort emitió las órdenes de pago a los diferentes bancos centrales que participan en el rescate de España.

Origen del error

Alemania, como sucedió con Portugal, Grecia e Irlanda, era el país que mayores recursos debía inyectar. Y así lo hizo, no sin antes generar un auténtico caos en el eurosistema.

El error de los funcionarios alemanes se cometió al insertar el llamado código swift. Esta numeración identifica internacionalmente las cuentas bancarias, incluidas las de titularidad pública. Los Estados y sus organismos, igual que hacen los particulares, intercambian recursos con esta suerte de matrícula como referencia.

A gritos con los alemanes

El error del banco federal alemán generó el enfado mayúsculo de los responsables en Madrid de la operación. La técnico española que estaba al cargo de recibir el rescate acabó a gritos con su interlocutor en Fráncfort, también sede del Bundesbank.

Mientras la discusión telefónica subía de tono, una decena de trabajadores del regulador español actualizaban constantemente sus pantallas por si aparecían los evaporados 32.000 millones en alguna de ellas.

Apareció el dinero

El episodio de confusión duró diez minutos. El Bundesbank recuperó su dinero gracias a las medidas de seguridad de los sistemas y los reenvío finalmente a España. Pero los nervios en el Banco de España fueron mayúsculos nada más empezar la operación de rescate a la banca.

El Frob, finalmente, dispuso de 36.968 millones para recapitalizar los cuatro bancos nacionalizados: Bankia, Novagalicia, CatalunyaCaixa y Banco de Valencia. Los restantes 2.500 millones hasta totalizar los préstamos de los socios comunitarios se destinaron a constituir la Sareb, popularmente conocido como el banco malo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad