El BCE mantiene los tipos de interés de la zona euro en el 0,75%

stop

RECESIÓN

06 de septiembre de 2012 (14:08 CET)

El Banco Central Europeo, a la espera de las explicaciones de su presidente, Mario Draghi, ha decidido como una de las primeras medidas mantener los tipos de interés de la zona euro en el 0,75%. El organismo ya había rebajado el precio del euro el pasado mes de julio por debajo del 1% por primera vez en sus 12 años como máxima autoridad monetaria del euro. La posible rebaja, con la que algunos analistas habían especulado, se podría retrasar a octubre. La recesión que vive la zona euro, con problemas también en Alemania, que ha visto como sus exportaciones se resienten por la delicada situación de los países de la periferia del euro, como España o Italia, podría llevar al BCE a una nueva rebaja. De momento ha preferido mantener los tipos.

Para España, sin embargo, las posibles decisiones del BCE ya han cursado efecto. La posibilidad de que Draghi autorice una compra masiva de deuda soberana ha resultado ser un balón de oxígeno para el Tesoro Público español. Tenía que pasar un gran examen este jueves, y lo ha aprobado con nota: ha conseguido colocar 3.500 millones en bonos, el máximo previsto, a precios mucho más bajos que en las últimas emisiones. Ha pagado hasta un 40% menos que la subasta anterior.

Esta vez no se han repetido los intereses medios astronómicos, cuyas rentabilidades llegaron al 5,2% en julio. El organismo dirigido por Íñigo Fernández de Mesa hay conseguido rebajar los tipos de interés.

Emisión

En concreto, la subasta se ha saldado con 682 millones de euros con vencimiento en 2014, con una rentabilidad del 2,798%, que contrasta con el 4,708% que se pagó en junio. La ratio de cobertura ha sido de 2,01 veces frente a las 3,97 veces de la anterior. En cuanto a los bonos para 2015 se han colocado 1.390 millones de euros, por los que ha pagado el 3,676%, un 2,7% menos, y con una ratio de cobertura de 1,76 veces. Finalmente, los bonos que vencen en el 2016 se han saldado con una colocación de 1.430 millones de euros al 4,603%, frente al 5,971% de junio y una demanda que ha superado 1,86% veces la oferta.


Posición cómoda

Con la emisión de este jueves el Tesoro considera que está en una situación cómoda para acabar el año, después de las convulsiones de los últimos meses. El hecho es que ya ha colocado el 76,8% de la previsión de emisión de deuda para todo el año, llegando a un total de 65.954 millones de euros.
El ejecutivo, a la espera de la decisión del BCE, que preside Mario Draghi, valora los descensos de los tipos de interés reflejados este jueves, aunque sean todavía altos.

Todo ello ha llevado a la prima de riesgo a bajar de los 500 puntos, con una rentabilidad del bono a diez años del 6,1%. El bono a cinco años se paga al 4,6% y el de dos años, al 2,9%, que baja por primera vez desde el pasado mes de abril del 3%. En ese momento el foco de los mercados se volvió a situar en España, después de un primer trimestre de tregua, gracias a las intervenciones del Banco Central Europeo, que podrían volver de nuevo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad