El beneficio del Santander en España cae a la mitad

stop

RESULTADOS

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín

24 de octubre de 2013 (14:00 CET)

El beneficio de Banco Santander en España cae un 51% anual. El dato, extraído de la memoria de resultados del tercer trimestre, atribuye al negocio local un excedente de 367 millones de euros. Supone un 7% del total del resultado. La cifra es un 15% menor que la del trimestre anterior. El grupo de Emilio Botín ha destinado 1.835 millones a provisiones. Los costes son de 2.836 millones. Ambos parámetros están controlados con reducciones mínimas (-1%) respecto al año pasado.

La morosidad crece, en parte, por el mal comportamiento de las empresas españolas. La ratio es del 6,40%, cien puntos básicos más que la media del grupo, con presencia en una docena de mercados. El consejero delegado, Javier Marín, ha confirmado que el deterioro seguirá. “A finales de año podría llegar hasta el 7%”. El resultado comparado con la media publicada por el Banco de España (12%) mejora el comportamiento de la competencia.

Menos oficinas


El cierre de oficinas en España se acelerará. Antes de diciembre la red se reducirá en 435 oficinas más que las proyectadas. El director financiero, José Antonio Álvarez, se muestra confiando en que seguirá el aumento de cuota de mercado en depósitos y en fondos de inversión, “con la fuerte reducción del coste” del pasivo. El margen bruto en los nueve primeros meses del año ascendió a 5.365 millones (-9%). El reto para el Santander en su mercado oriundo es captar más pymes y rentas altas.

La mayor operación en España ha llevado al Santander a asociarse con El Corte Inglés para gestionar crédito al consumo. En pocos meses, el grupo asumirá siete millones adicionales de tarjetas. “Es una operación única, tener la oportunidad de asociarse con el mayor minorista sólo pasa una vez en la vida. Notaremos los primeros resultados en el segundo trimestre” de 2014.

España, el país de moda


La incorporación de Rodrigo Rato al consejo internacional también ha hecho correr ríos de tinta. “Es una persona con un nivel de conocimiento y contactos internacionales muy elevado. Es un lujo tenerle”. El banco opina que su nuevo fichaje ha sido el mejor ministro de Economía y “no hay ningún español vivo que haya presidido el Fondo Monetario Internacional”.

A juicio del mayor banco de la zona del euro, España es ya el país de moda para los inversores, en varios sectores. “La prueba es la entrada de Bill Gates en FCC”. A pesar de que son operaciones corporativas, el Santander no cree haya dicotomía entre las finanzas y la economía doméstica. “Esas inversiones internacionales se materializarán y vienen para quedarse”. “Es importante que se mantenga el ritmo de reformas”, aconseja Marín.

El negocio global

En lo que respecta al grupo completo, el Santander muestra su fortaleza en dos parámetros. El primero es el beneficio, que ha subido el 77%. El segundo es la menor cantidad destinada a saneamientos. Este es el tercer trimestre que el equipo de Botín no destina ni un euro a provisiones inmobiliarias en España. El comportamiento de Brasil (22% del resultado) en este capítulo ha ayudado también a que el volumen del último trimestre (2.600 millones) sea el menor desde enero de 2012.

“El banco se ha adaptado a cada mercado para crecer de manera diferenciada: en unos, dando crédito –países emergente— y en otros, captando inversión”. Los ingresos marcan una tendencia de estabilización en siete mercados diferentes. “Estamos preparados para crecer gracias a la fortaleza de nuestro balance”. “Esperamos superar las auditorías europeas con nota y demostrar que los riesgos están controlados”.

El riesgo de Brasil


Según varios analistas, entre ellos JP Morgan, Brasil debería conectar las alarmas en las empresas españolas. Marín admite que “tiene elementos coyunturales que arreglar”. Aunque confía en el país. “Tiene capacidad para corregir deficiencias”. “La inflación es el principal problema y ya hemos visto que el banco central ha subido los intereses para atajar el problema. Lo único que me preocupa de Brasil es no estar”, ha concluido el consejero delegado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad