La banca cose a vinculaciones a los nuevos hipotecados. En la imagen, concentración contra la banca en el País Vasco.

El decreto de Sánchez no cierra el culebrón de las hipotecas

stop

Hay asociaciones que quieren aprovechar la efervescencia del tema para acudir a tribunales europeos en busca de un castigo mayor a la banca

Barcelona, 10 de noviembre de 2018 (18:52 CET)

El real decreto que anunció Pedro Sánchez esta semana obligará a la banca a pagar el impuesto de las hipotecas. Pero la realidad es que la polémica no cesa porque existen asociaciones que quieren arrastrar a los clientes que pagaron el tributo en el pasado para buscar una sentencia a medida de sus intereses en Europa. 

Primero, un repaso cronológico: el Tribunal Supremo decidió el 18 de octubre cargar el pago del impuesto de actos jurídicos documentados a los bancos, para luego poner su propia decisión en suspenso y, 15 días después  dar marcha atrás. La respuesta del Gobierno fue inmediata, con la aprobación de un real decreto para que “nunca más” lo paguen los particulares.

Pero la norma no tiene carácter retroactivo y, por tanto, en las hipotecas ya suscritas, unos 8 millones según las estimaciones de diferentes expertos, el decreto del Gobierno no tiene aplicación.

El plan de las asociaciones

Sin embargo, las asociaciones de consumidores y los despachos de abogados, que celebran la medida del Gobierno, quieren más. Y ya apuntan la posibilidad de reclamar para los que firmaron sus hipotecas con anterioridad al decreto.

La presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), Patricia Suárez, dice que la asociación “seguirá batallando” para que los tribunales dejen de hacer política económica y se centren en la aplicación del derecho.

Suárez cree que serán los tribunales de lo civil los que, “en definitiva, decidan sobre la retroactividad". "Europa ya nos ha dicho en reiteradas ocasiones que la nulidad por abusiva de una cláusula no se puede modular”, argumentó la presidenta de Asufin, por lo que pedirán a los jueces del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que zanjen el debate.

“La decisión del Gobierno no afecta a las demandas colectivas”

En el mismo sentido se pronuncia la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), que recuerda que la decisión del Gobierno no afecta a las demandas colectivas ya planteadas, que seguirán su curso; la “batalla judicial” sigue en pie, y “todo apunta a que acabará en el TJUE”. 

Desde el portal Reclamador.es desvelan que existen dos resquicios legales para los que ya cuentan con un préstamo hipotecario, “algo remoto, pero posible”. El primero de ellos, que en el ámbito civil se plantee por algún juzgado de primera instancia al TJUE una cuestión prejudicial, con el fin de que se restituyan las cantidades debidas e indebidas.

El segundo podría acontecer por un nuevo giro jurisprudencial del Pleno de la Sala de lo contencioso del Supremo, si al resolver un nuevo recurso de casación sobre la materia se hallasen presentes los 31 magistrados que conforman la Sala, teniendo en cuenta el resultado de la última votación (15–13), el voto de estos tres magistrados ausentes en aquella votación podría ser determinante.

Efecto camuflado del impuesto de las hipotecas: doble tributación

Asimismo, fuentes jurídicas destacan que el Tribunal Constitucional cuenta con doctrina que prohíbe modificaciones tributarias esenciales, como la del sujeto pasivo vía real decreto. Así lo señaló en la reciente sentencia sobre la última amnistía fiscal del 8 de junio de 2017, y previamente en otra del 7 de julio de 2005.

Juan Ignacio Navas, socio-director del bufete Navas & Cusí, indica que modificar la fiscalidad por real decreto “burla al Parlamento de un debate que consideramos necesario y esencial”, en un asunto en el que, en su opinión, “no se dan los requisitos de ‘urgente necesidad’ para legislar vía real decreto. 

Tampoco se entiende por qué este tributo en concreto no es deducible fiscalmente, añade Navas, lo que provoca una doble tributación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad