El doble gesto de la Sareb: cede 600 viviendas para uso social y da la cara en el Parlament

stop

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

La presidenta de la Sareb, Belén Romana | EP

03 de febrero de 2014 (23:16 CET)

La comisión de investigación sobre las cajas de ahorro en el Parlament de Catalunya es extraña. Arrancó tarde, en la primera legislatura del President Artur Mas, y se vio paralizada por el adelanto de las elecciones autonómicas en noviembre de 2012. Ahora ha cobrado una cierta velocidad de crucero, que tuvo su punto álgido en la comparecencia de Rodrigo Rato, incomodado por los diputados, que lo responsabilizaron en gran medida de la burbuja inmobiliaria.

Tal vez por ello, otros responsables financieros y económicos han declinado asistir al Parlament, tras las peticiones de la cámara parlamentaria. Ni Luis De Guindos –que ha pedido otro formato, y para explicar la reordenación financiera-- ni los ex ministros Elena Salgado, o Pedro Solbes; ni los ex gobernadores del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez y Jaime Caruana; ni el actual, Luis María Linde; o el ex secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, asistirán, aunque se les ha vuelto a pedir la comparecencia.

Uso social, pese a todo


En cambio, sí quiso dar la cara la presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Belén Romana, que se vio sometida a algunas preguntas incómodas, pero todas relacionadas con las inquietudes de los diputados para que se destinen más viviendas a uso social.

Y Romana, que tenía el tiempo justo para regresar a Madrid, tuvo otro gesto con la Generalitat, al asegurar que la Sareb está negociando con la administración autonómica la cesión de 600 viviendas de su cartera en Catalunya para uso social, pese a que la Sareb había sido poco receptiva al alquiler social de sus activos.

Dar salida a los activos


Esa posibilidad, sin embargo, no le restó argumentos a Romana para dejar claro cuál es el objetivo de la Sareb, que se ha quedado sin director general, tras la renuncia de Walter Luna. Según Romana, a pesar de ser consciente del “drama humano que viven muchas familias”, la obligación legal del llamado banco malo –Romana se ha resistido a llamarlo así-- no es social, sino dar salida a los activos en gestión, siempre, eso sí, con el mínimo coste para el contribuyente.

La negociación con la Generalitat de esa cesión de 600 viviendas, en todo caso, es un valor para la Sareb. Romana quiso dejarlo claro ante los diputados catalanes, al precisar que esa cifra es superior en proporción al peso de Catalunya en el total de activos del banco malo.

Catalunya, un 20% del total de activos


La Sareb ha calculado, como explicó Romana, una cesión de 2.000 viviendas para uso social, de un total de activos gestionados y de volumen de ventas en el que Catalunya representa sobre un 20%.

Los diputados de la comisión de investigación sobre las cajas de ahorro querían información, y la obtuvieron, después de preguntar en una sesión de guante blanco al anterior equipo económico del tripartito, con el ex conseller de Economía, Antoni Castells, a la cabeza. El diputado de la CUP, David Fernández, o el diputado de Ciutadans, Jordi Cañas, se mostraron, esta vez, menos incisivos.Tampoco el republicano, Pere Aragonès, siempre muy activo, quiso morder las posibles presas que comparecieron este lunes, en parte porque tanto ERC como ICV formaron parte, junto con el PSC, de los gobiernos tripartitos.

Los problemas de la Sareb

Romana, por tanto, accedió a explicarse, al frente de una entidad que no pasa por sus mejores momentos. La salida de De Luna debe añadirse a la del efímero director de operaciones y sistemas del banco malo, Miguel Garicano, los llamados hombres de ING. La Sareb gestiona unos 200.000 activos por valor de 50.781 millones de euros.

La presidenta de la Sareb incidió en que, en el primer año de vida, la entidad ha firmado hasta 130 refinanciaciones con empresas de Catalunya, y ha autorizado 200 disposiciones de crédito. Según Romana, el 80% de la cartera que gestiona son productos financieros con colateral inmobiliario.

Por ahora ha vendido más de 9.000 unidades, con unos ingresos de más de 3.500 millones en 2013."Nuestro objetivo es maximizar el acceso de los inversores, y también los particulares, a nuestros activos", insistió Romana.

Respetar la legalidad

Ahora, una cosa es la cesión de algunas viviendas para uso social, y otra hacer cosas distintas de las que tiene encargadas la Sareb. En la comisión surgió la cuestión del bloque de pisos, gestionado por el banco malo, que fue ocupado en Salt (Girona) por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Entonces la Unión Europea paralizó el desahucio hasta que no se asegurara el futuro de las familias. Romana lo tiene claro: “Siempre que haya vulneración de la legalidad, nuestra obligación es ponerlo en conocimiento de las autoridades judiciales, que tomarán las decisiones que correspondan; ese es el papel que hemos de jugar".

No hay otra. La Sareb debe vender activos. En todo caso, Romana dio este lunes la cara en el Parlament.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad