La secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas
stop

Trabajo insta al Banco de España a que "pida perdón" por su análisis sobre el salario mínimo en el que anticipó que se destruirían 125.000 empleos

Madrid, 04 de junio de 2019 (13:47 CET)

La subida del salario mínimo a 900 euros de Pedro Sánchez se ganó las advertencias de varios organismos. Uno de ellos fue el Banco de España, que alertó en febrero de que podrían destruirse hasta 125.000 puestos de trabajo. Ahora, el Ejecutivo ha increpado al regulador y le exige que "pida perdón" por su análisis.

Así, aprovechando la rueda de prensa de valoración de los datos del paro de mayo, la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, ha instado al Banco de España a que "pida perdón" y deje de lado "los malos augurios" sobre el empleo porque "no se corresponden con la realidad".

Con estas declaraciones, pide a la institución monetaria que "reconozca su error", porque los datos de contratación "son mostrencos". "Los malos augurios a los que nos tiene acostumbrados el Banco de España y su gobernador no se corresponden con la realidad y para nuestro lamento producen alarma", critica Valdeolivas.

La secretaria de Empleo considera que si los datos se hicieron de forma rigurosa, la institución debería reconocer el error con ese mismo rigor, tras insistir en que "el mercado de trabajo es muy sensible". El mercado laboral es "sensible" a estos mensajes y las empresas se pueden pensar más si contratan, comenta.

Destrucción de 125.000 empleos

El Banco de España afirmó la semana pasada en su informe anual de 2018 que era "prematuro" afirmar que la subida del Salario Mínimo del 22,3%, hasta 900 euros, aprobada para este año no estuviera impactando en el empleo, ya que se disponen de "muy pocos datos agregados".

Aún así, insistió en la conveniencia de ligar las subidas salariales al aumento de la productividad. Este informe llegó después de que en un primer análisis del organismo, publicado en febrero, apuntara que la medida de subir el SMI a 900 euros podría suponer la destrucción de 125.000 empleos

La destrucción sería el equivalente al 0,8% de los 16 millones de ocupados a tiempo completo existentes en el mercado laboral.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad