Directivo junto al logo de Popular durante una presentación de resultados de la entidad en Madrid. REUTERS/Sergio Perez

El Popular blinda su núcleo duro para que no pierda el 9%

stop

La adhesión de un accionista al pacto sindicado, con la aportación de casi 13 millones de títulos, permite que la Sindicatura eleve un 3% el capital que atesora, hasta el 9,58%

Juan Carlos Martínez

Directivo junto al logo de Popular durante una presentación de resultados de la entidad en Madrid. REUTERS/Sergio Perez

Madrid, 26 de octubre de 2016 (06:00 CET)

La Sociedad de Gestión Inmobiliaria (Sogefi) y la Unión Europea de Inversiones (UEI), las dos sociedades que forman parte del pacto de sindicación de acciones del Banco Popular, han empezado a recuperar el camino perdido tras la ampliación de capital del pasado mes de junio.

En aquel momento, la dilución de la Sindicatura de Accionistas, de la que forman parte ambas sociedades, fue superior al 8%. Desde entonces, la operativa de compraventa de acciones y, sobre todo, la entrada de nuevos accionistas al pacto ha provocado una mejora de casi el 3%.

Movimiento previo a la prevista debacle de resultados

La llegada de nuevos socios a este núcleo duro del Banco Popular se estaba realizando de una manera muy timorata –habían entrado 5, con 725.000 acciones, tras la ampliación de junio–, pero el pasado viernes –una semana antes de que la entidad presidida por Ángel Ron presente los resultados al cierre del tercer trimestre, con una previsión de 600 millones de pérdidas por nuevas dotaciones para acotar el riesgo inmobiliario–, la cosa cambió.

Ese día, la entidad reconocía el alta de un accionista en ese pacto sindicado que había entrado en la sindicatura con 12,72 millones de acciones, equivalente al 3% del capital de la entidad financiera.

El umbral del 9%

De esa manera, se evitaba de nuevo que este núcleo duro del banco –el que componen antiguas familias y empleados y que la entidad respalda financieramente– cayera, por primera vez en su historia, del 9%.

Ya ocurrió algo similar el pasado mes de septiembre, pero ahora, ante el empaque de la entrada, se mitiga ese riesgo por algún tiempo, al dejar el capital de la sindicatura en el 9,58%, un 3% más del que reconocía tener hasta el pasado jueves 20 de octubre.

Fuera del mercado continuo

Estas operaciones de altas en el pacto de sindicación del Popular quedan al margen de negociación alguna en el mercado continuo, por lo que en la comunicación realizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no se consigna ni el mercado donde se ha llevado a cabo la operación. Y únicamente se recoge un precio de 0,5 euros como valor nominal de la acción.

Con este volantazo, la Sindicatura de Accionistas ha logrado blindar su participación en la entidad y caer por debajo de ese umbral del 9%, al menos durante un tiempo, pero no ha conseguido que la acción del Popular levante el vuelo de manera decidida.

Evitar que la cotización caiga por debajo del euro

Lo único que logró fue frenar la debacle que se avecinaba, ante la posibilidad de que la entidad cotizara por menos de un euro –el 13 de octubre cerraba en 1,025–, pero tampoco ha ido mucho más allá, y en lo que llevamos de semana sigue moviéndose entre 1,11 y 1,13 euros para capitalizar en el entorno de los 4.700 millones de euros, con un retroceso en lo que va de año del 63%.

Entre las razones para que la cotización no cobre impulso está el aumento de las posiciones cortas por parte de los fondos de inversión.

Las posiciones cortas vuelven a rondar el 7%

Han vuelto a recuperar el brío atenuado tras la ampliación de capital, llevando de nuevo el porcentaje del banco en esta operativa especulativa hasta el entorno del 7%, con casi 300 millones de acciones. Más de la mitad de estos títulos los atesoran AQR Capital, Marshall Wace y Oceanwood.

Detrás de todas estas operaciones bursátiles un sinfín de dudas sobre el futuro del banco, con las incógnitas por resolver acerca de en qué condiciones se articula finalmente el ajuste organizativo y de personal planteado el cierre de 300 oficinas y la baja de casi 3.000 empleados– y, sobre todo, cómo se lleva a cabo la desconsolidación de esos 6.000 millones de euros brutos de activos improductivos, principalmente préstamos promotor y activos inmobiliarios adjudicados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad