El Santander discrimina a Pimec para su ofensiva comercial en Cataluña

stop

El banco elige a una patronal de segundo nivel para "apostar por el mercado catalán" y deja al margen a la asociación representativa de las pymes y autónomos

Redacción

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados anuales
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados anuales

en Barcelona, 11 de marzo de 2015 (23:10 CET)

Banco Santander ha comunicado un acuerdo con la patronal comarcal de pymes Cecot para potenciar la "apuesta por el mercado catalán". A pesar de que las intenciones comerciales del grupo que preside Ana Botín son las de mejorar su reducida cuota en la comunidad autónoma, la entidad ha optado por una institución de segundo nivel y ha discriminado la asociación empresarial representativa de las pequeñas empresas y autónomos catalanes, Pimec, que se ha quedado al margen.

El acuerdo se produce a pocas semanas de que BBVA tome el control de CatalunyaCaixa y que, por tanto, dispare su posición a más del 26% del mercado catalán. El Santander, históricamente, ha renunciado a grandes maniobras en la autonomía. La estrategia ha permitido a sus competidores ganar enteros. El mayor rival, el grupo que preside Francisco González, aprovechó las subastas del Gobierno para potenciar su también presencia testimonial con la adquisición, primero, de Unnim y, después, de CatalunyaCaixa. El Santander no presentó ofertas tan "competitivas". 

El mayor banco de la zona del euro pretende mejorar posiciones en el segmento de empresas en toda España. En Cataluña la dificultad añadida para revertir la histórica posición infra ponderada es la frenética actividad de otros bancos. La Caixa ha sido proactiva con la creación de un plan comercial que lleva a los asesores a las propias empresas para resolver los trámites de las pymes ya clientes. El Sabadell, por su parte, ha sido particularmente dinámico en la concesión de créditos.

Pimec, al margen

El escenario explicaría las escasas opciones del Santander para buscar aliados. De todos modos, Pimec parece no ser considerada como una entidad con capacidad prescriptora suficiente, al menos por ahora. En cambio el grupo de Botín especifica que, gracias al nuevo marco de entendimiento con Cecot, alcanzará los "colectivos empresariales, gremiales y comerciales catalanes con productos y servicios en condiciones muy competitivas".

El pacto establece que los socios de Cecot dispondrán de asesores financieros y fiscales y accederán a la contratación en condiciones preferentes de productos bancarios y herramientas de crédito "adaptadas a las necesidades de cada negocio". El presidente de la organización comarcal, Antoni Abad, ha reconocido que "la preocupación por resolver el acceso al crédito de nuestras empresas ha motivado el acercamiento" con el Santander.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad