Ana Botín, presidenta del Santander. EFE

El Santander se juega el 35% del beneficio en las elecciones de Brasil

stop

Los mercados desean la victoria de Jair Bolsonaro, partidario de un modelo liberal sin asfixia fiscal

Barcelona, 06 de octubre de 2018 (12:45 CET)

Brasil celebra elecciones este domingo, y Ana Botín está pendiente de los resultados. La presidenta del Banco Santander vela por un mercado que representa más de la tercera parte de su negocio. Brasil aporta a la entidad en torno al 35% de sus beneficios, por lo que estas elecciones son seguidas con enorme atención en la sede cantábrica.

Jair Bolsonaro, un ultraderechista que sufrió una apuñalada durante un mitin en septiembre, se perfila como el favorito, aunque todo apunta a que habrá una segunda vuelta ante la probabilidad de que ningún candidato supere el 50% de los votos. Su principal rival es el sucesor del expresidente encarcelado Lula da SilvaFernando Haddad, de corte progresista.

El laborista Ciro Gomes, el socialdemócrata Geraldo Alckmin y la ecologista Marina Silva son otros candidatos. Ni el Santander ni Botín han expresado preferencia por ninguno de los presidenciables, pero los mercados sí que tienen un favorito: Bolsonaro, que se ha mostrado como un ferviente liberal en la campaña electoral y apuesta por menos impuestos y más apertura económica.

Botín tiene fe en la economía de Brasil

Botín se refirió esta semana a los comicios en Brasil, pero con cierta distancia. La presidenta de la entidad asegura que no le inquieta el resultado de las elecciones, sino que más bien celebra "la normalización de la vida política del país", sumido en una profunda crisis económica y política en la que se incrusta el duro golpe a la izquierda que ha sido el encarcelamiento por corrupción de Lula.

La número uno del Santander respalda su esperanza en la democracia brasileña con tres razones: "las instituciones están funcionando, el sector privado es potente y tiene un enorme mercado interno", dijo en una entrevista a Bloomberg. "Las elecciones son muy importantes", dijo, pero no marcarán la dirección del país, sino más bien el ritmo al que evolucionará su economía.

Botín recuerda que el banco sobrevivió casi intacto a la recesión de la economía brasileña. El Santander de Brasil continuó registrando una rentabilidad sobre el capital del 14% y prevé que el dato aumente hasta el 20% este año. Hasta junio, el banco ganó 1.324 millones de euros en ese mercado, un 6% más que un año antes, debido al "fuerte crecimiento en los volúmenes de negocio".

En España, el beneficio atribuido del Santander cayó un 20% en el primer semestre y quedó en 500 millones de euros, aunque esto se debió en gran parte a los costes de reestructuración del Popular, que sumaron 280 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad