Fainé normaliza el beneficio de La Caixa con las participadas

stop

La institución financiera deja atrás las estrecheces al quintuplicar las ganancias en seis meses

Juan María Nin y Isidro Fainé

01 de agosto de 2013 (20:42 CET)

La Caixa ha obtenido un beneficio de 638,5 millones de euros en el primer semestre, lo que supone más que quintuplicar las ganancias de 114,2 millones que logró en el mismo periodo del ejercicio anterior. La cartera de participadas, el mayor volumen y la mejora de los rasgos básicos del negocio diluyen las fuertes dotaciones.

De este modo, el grupo financiero catalán retoma la senda de la normalidad en los resultados tras varios trimestres de estrecheces, generados por las provisiones --que aún perduran-- y la presión sobre el margen de intereses. El comportamiento es análogo al del resto de grandes bancos, como el Santander de Emilio Botín o el BBVA de Francisco González.

Más negocio

La entidad que preside Isidro Fainé ha atribuido los resultados entre enero y junio a la incorporación del negocio de Banca Cívica, desde el 1 de julio del año pasado, y de Banco de Valencia, desde enero de este año. Están afectados por los costes extraordinarios derivados del plan de optimización de la estructura del grupo, por importe de 821 millones.

La Caixa ha vuelto a ser prudente. Del informe presentado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores se extrae un alto volumen de provisiones extraordinarias, que sirven para cumplir con los requerimientos de decreto Guindos II y anticipar los requerimientos sobre préstamos refinanciados.

Crecen las líneas básicas

El margen de intereses crece el 13,9% hasta junio, y las comisiones presentan una evolución positiva con una mejora del 6%, hasta alcanzar los 887 millones de euros, gracias al aumento de la actividad bancaria y de seguros, la actividad comercial y la especialización por segmentos.

La Caixa ha destacado a los mercados la fortaleza de la cartera de participadas. Junto con la diversificación en el ámbito bancario internacional (9,9% de GF Inbursa, 46,2% de BPI, 16,5% de The Bank of East Asia, 9,9% de Erste Bank y 20,7% de Boursorama) y de servicios (19,25% de Abertis, 34,6% de Gas Natural, 5,6% de Telefónica y 12,2% de Repsol) mantiene niveles de ingresos por la cartera de renta variable que alcanzan los 800 millones.

Cívica y Valencia disparan los gastos

Los gastos de explotación, que se elevan hasta los 2.923 millones, están impactados por los costes extraordinarios derivados del plan de optimización y por la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia, y el margen de explotación alcanza los 952, el 53,8% menos --el margen de explotación sin costes extraordinarios se sitúa en los 1.773 millones, el 13,9% interanual--.

Asimismo, las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones alcanzan los 2.886 millones, lo que supone un incremento del 43,6% en comparación con los seis primeros meses de 2012.

Solvencia

La Caixa ha reforzado la solvencia hasta junio con un 'core capital' del 11,1%, y la liquidez ha aumentado hasta los 64.604 millones, y los recursos propios se sitúan en 25.106 millones, un 0,6% más que en diciembre de 2012, a la vez que los vencimientos pendientes para 2013 son de 5.010 millones.

Los activos ponderados por riesgo (APR) ascienden a 161.315 millones, un 6% menos que en diciembre del año pasado, y el menor nivel de actividad crediticia influye en el descenso de los APR.

La mayor obra social de España


La Caixa ha aprobado dotar a su obra social de un presupuesto de 500 millones para este año, la misma cifra que en los cinco anteriores, de los que 334 millones se dirigirán al desarrollo de programas sociales y asistencias, 67,1 a iniciativas científicas y medioambientales, 64,3 a actividades culturales y 34,6 a proyectos educativos y de investigación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad