Grecia se tiene que apretar más el cinturón

stop

PLAN DE RESCATE

Protestas delante el Parlamento griego por el plan de austeridad

19 de septiembre de 2011 (14:44 CET)

Georges Papandreu, presidente de Grecia, tendrá que profundizar en el tijeretazo a las cuentas públicas helenas. La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han pedido a Atenas más ajustes para garantizar el cumplimiento del objetivo de reducción del déficit, así como acelerar las reformas estructurales y las privatizaciones. Esta es la condición que han puesto a Papandreu para desbloquear los 8.000 millones de euros pactados en el sexto tramo del primer plan de rescate heleno. Una inyección de capital que urgen a Grecia para evitar la quiebra en octubre.

Los jefes del equipo de inspectores de la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI) que verifican si Grecia respeta sus compromisos, mantendrán la tarde de este lunes una conferencia telefónica con el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos. Del resultado de esta conversación dependerá que la misión regrese a Atenas para certificar si puede o no desembolsarse la ayuda, según ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj.

"Donde hay desvíos (respecto al objetivo de déficit) tiene que haber más medidas; donde no se han aplicado reformas determinadas, tiene que haber un plan claro y calendario de cuándo se aplicarán. Lo mismo ocurre con el plan de privatizaciones: lanzamiento efectivo del plan, lista concreta de activos", ha explicado Altafaj. Eso sí, ha eludido concretar qué medidas se están pidiendo a los griegos.

Auditoría a un Estado

Los inspectores de la UE y el FMI abandonaron Atenas a principios de septiembre tras constatar que las medidas adoptadas por las autoridades griegas no permitían cumplir los objetivos de déficit pactados para 2011 y 2012. Entre otras cosas, porque la contracción de la economía helena es más fuerte de lo previsto. Para llegar a este objetivo, Papandreu se inventó una nueva tasa inmobiliaria que no se ha visto con buenos ojos desde la Comisión Europea. La institución ha dado a entender que no es suficiente para corregir los desvíos.

De hecho, estaba previsto que la troika regresara a Atenas a "mediados de septiembre", pero de momento sigue sin haber fecha para su vuelta. Sin una evaluación positiva los 17 no desembolsarán los 8.000 millones. Y sin este capital el Gobierno griego reconoce que no puede pagar ni salarios ni pensiones el próximo mes.

Altafaj reconoce que "si se cumplen todas las condiciones, y esto es una cuestión fundamental, la revisión puede concluir a finales de septiembre". Desde el pasado martes, un grupo de expertos fiscales de la Comisión se encuentra en Atenas para ayudar a las autoridades helenas a acelerar las reformas.

Desabastecimiento de fármacos

La Comisión se ha lavado las manos tras el anuncio de la farmacéutica Roche, que deja de subministrar medicamentos a los hospitales griegos por las facturas pendientes de pagar. El portavoz europeo ha asegurado que se trata de “una decisión comercial de una empresa privada" y que no van a tomar cartas en el asunto.

El Ejecutivo comunitario ha negado que las medidas de austeridad impuestas por la UE sean las causantes y ha atribuido la responsabilidad a las autoridades helenas. "La asistencia internacional cubre las necesidades financieras del Estado cada trimestre. Por lo demás, la responsabilidad de la gestión de las finanzas públicas corresponde al Estado griego", ha dicho Altafaj. "Nosotros no intervenimos en la gestión de hospitales en los Estados miembros", ha insistido.

El coste de los medicamentos en Grecia se encontraba entre los más altos de la UE debido a las deficiencias en la gestión sanitaria. La situación ha empezado a corregirse desde que hace un año se iniciaron reformas en el sector como parte del plan de ajuste impuesto por la UE y el FMI a cambio del rescate.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad