El presidente de CaixaBank, Jordi Gual (dcha), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar. EFE

La banca española avisa a Sánchez: “Recaudarás menos de lo esperado”

stop

Las patronales bancarias AEB y CECA creen que un impuesto específico contra la banca afectará "de forma muy negativa" a la solvencia de las entidades

Barcelona, 10 de julio de 2018 (18:48 CET)

En sus primeros días al frente del Ejecutivo, Pedro Sánchez dejó claro su mensaje: la banca debe pagar más impuestos con un tributo específico. Las reacciones no se han hecho esperar. Las patronales AEB y CECA advirtieron este martes que una tasa para financiar las pensiones contra ellas tendría "efectos recaudatorios inferiores a los pretendidos" y que afectaría "de forma muy negativa" a su solvencia.

En un comunicado, ambas organizaciones insistieron en los efectos negativos que tendría para la economía del país elevar las cargas, más cuando su contribución "es superior a la de otros sectores". "Si bien los objetivos que se pretenden alcanzar con estas medidas se pueden compartir, la creación de nuevos gravámenes a la banca no constituye una solución adecuada, porque sería injusta y porque conllevaría efectos colaterales perjudiciales para la economía española en general", avisaron.

Las patronales, que representan al Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y el Sabadell, además del resto del sector, dijeron que "no es razonable" que las necesidades de ingresos recaigan sobre un único sector, más cuando su ponderación en la economía es del 3%. Y zanjaron: "Todos los agentes deben contribuir a sufragarlo de manera equitativa".

Un impuesto golpearía a los bancos españoles en su lucha internacional

Está en juego la pelea contra las otras entidades del Viejo Continente. "El incremento generaría una desventaja competitiva a nivel europeo y sería un obstáculo relevante a la contribución al empleo y al desarrollo de la actividad económica a través de la concesión del crédito", lamentaron.

Las dos patronales recordaron los "considerables esfuerzos" hechos por el sector bancario para cumplir con los objetivos de déficit público. Además, como el tipo impositivo en el impuesto de sociedades superior al de otros sectores y el impuesto sobre depósitos de entidades de crédito también lo es, se quejaron de ya pagar más que el resto.

Por último, AEB y CECA consideraron necesario señalar las contribuciones de las entidades al Fondo de Garantía de Depósitos y al Fondo de Resolución, que afecta a los resultados de las entidades y, por tanto, a los dividendos que perciben los accionistas. Por todo ello, "el establecimiento de un impuesto sectorial supondría un sobrecoste adicional que haría aún más difícil acceder al mercado de capitales", sentenciaron.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad