La Caixa incluye a Banca Cívica y NovaGalicia Banco en su esquema de futuro

stop

Fainé optará a la integración de cualquiera de las dos entidades e incluso de ambas a la vez

Nin y Fainé en la presentación de resultados

20 de febrero de 2012 (11:07 CET)

Isidro Fainé ya tiene desarrollado el plan para ganar tamaño tras descartar la fusión con Bankia. El banquero catalán quiere Banca Cívica, además de NovaGalicia Banco. Ninguna de las dos entidades excluye a la otra, con lo que la posibilidad de integrar ambas es uno de los escenarios que estudian los bancos de inversión encargados de diseñar el crecimiento del gigante financiero, según ha podido saber Economía Digital.

La operación se desplegará una vez resuelta la subasta de Unnim puesto que la próxima entidad en la lista del Banco de España es precisamente la caja gallega, controlada al 93% por el regulador. Tal y como han decidido la mayoría de entidades bancarias españolas, las operaciones no se pondrán en marcha hasta que se resuelva la principal incógnita: si la Administración concederá algún tipo de ayudas públicas para sanear las cuentas de resultados de las cajas más afectadas por la crisis. El lobby bancario ha comenzado ya sus trabajos para intentar que el Gobierno finalmente comprometa recursos públicos.

Una cuota de mercado apetecible

NovaGalicia Banco y Banca Cívica son opciones que sumarán una cartera de clientes muy deseada por la banca española. Las dos franquicias cuentan entre sus clientes a importantes fortunas del norte industrial, y una red de oficinas con un alto grado de complementariedad a la actual de la caja catalana. En términos de empleo, ambas absorciones se resolverían de manera menos traumática que la hipotética suma de Caixabank y Bankia.

Con todo, el banco catalán está dispuesto a tomar el control de Banca Cívica durante el primer semestre 2012. Esta institución financiera es la entidad resultante de la fusión fría de varias cajas medianas lideradas por Caja Navarra y Cajasol.

Con la operación, además de sacar músculo en el norte de la península y en el extremo mesetario, Fainé sumaría de golpe la potente red de oficinas de Caja Canarias, la otra zona oscura de la franquicia catalana. En las islas, Caixabank aún no había extendido sus tentáculos eficientemente. Caja Burgos es otra entidad deseable por los catalanes por su presencia territorial.

El 'rescatador' catalán

Desde el punto de vista de Cívica, la entrada de La Caixa permitiría salvar los muebles. Es la más afectada por el saneamiento decretado por el ministro de Economía, Miguel de Guindos, entre el grupo de bancos medianos. Necesita 2.000 millones de euros y trabaja sobre varias hipótesis de fusión, aunque no ha manifestado ninguna preferencia.

La entidad copresidida por Enrique Goñi y Antonio Pulido muestra algunas fortalezas que seducen en Barcelona. Se trata de su capacidad para levantar capital y el negocio internacional. Está colocando con éxito su tercera emisión de pagarés, hasta 5.000 millones; ha cerrado el ejercicio 2011 con un crecimiento del 12,4% en su facturación procedente del mercado exterior y la financiación destinada al negocio internacional de los clientes del banco aumenta el 38,5%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad