La Comunidad Valenciana, la gran beneficiada del Corredor Mediterráneo frente a Catalunya

stop

El impacto económico de la infraestructura sería el triple para los valencianos que para los catalanes. Más de 64.000 empleos nuevos durante el periodo 2011-2014, que en Catalunya no superaría los 25.000

Maria Josep Serra

Los presidentes de (de izq. a der.) Murcia, Ramón Luis Valcárcel; Valencia, Alberto Fabra; Catalunya, Artur Mas, y Baleares, José Ramón Bauzá, en Bruselas
Los presidentes de (de izq. a der.) Murcia, Ramón Luis Valcárcel; Valencia, Alberto Fabra; Catalunya, Artur Mas, y Baleares, José Ramón Bauzá, en Bruselas

27 de septiembre de 2011 (20:30 CET)

La construcción del Corredor Mediterráneo, más de 1.200 kilómetros, considerado imprescindible por las cuatro autonomias que atraviesa y por el gobierno español, no tiene las mismas repercusiones en todas las zonas por las que transcurre.

La Comunidad Valenciana sería la gran beneficiada si la Unión Europea decide finalmente el próximo 19 de octubre incluir esta infraestructura en la Red Transeuropea de Transporte. Y también la más afectada si el proyecto no se aprueba con la correspondiente financiación.

Más de 64.000 nuevos empleos se crearían en la Comunidad Valenciana en menos de cuatro años frente a los 25.000 de Catalunya, según el estudio del impacto económico de las inversiones del corredor ferroviario mediterráneo, dirigido por César Camisón, catedrático de Organización de Empresas de la Universitat de València, por encargo de la Asociación Valenciana de Empresarios.

La inversión valenciana se ha estimado en torno a los 5.405 millones de euros, concentrada en el 82,3%, en la propia línea y acompañada del desarrollo de nodos logísticos y de nuevos accesos a los puertos con el objetivo de facilitar el avance hacia un sistema de transporte intermodal. La repercusión sería de más de 9.000 millones de euros. En valor añadido supone el 3,86% del PIB regional, y el 4,06% del VAB.

La mitad para Catalunya

En Catalunya, la inversión asciende a 1.594 millones de euros. Y sus efectos se reducen a la mitad, 4.000 millones. El 1,94% del PIB regional, el 1,0% de su valor añadido, el 0,7% de su población activa. Y el 3,7% de su desempleo actual, en contraposición con el dato sobre Valencia, que supondría el 10,7%.

La primera parte del estudio no ofrece dudas. La Comunidad Valenciana, y a la cabeza, la provincia de Castellón, registraría las mayores inversiones en infraestructuras y el mayor impacto. El crecimiento del VAB castellonense superaría los 1.498 millones de euros, el 11,6% de su VAB actual, y una creación de empleo similar a la de toda Catalunya, 22.253 puesto de trabajo, que representa el 8,1% de la población activa y el 27% de su desempleo.

La paralización de estas infraestructuras puede ocasionar para el año 2014 un aumento de los coste de transporte del 12% que a su vez comportará una reducción del volumen de comercio en un 28%. Según el informe, la rentabilidad económica del Corredor Mediterráneo para la Comunidad Valenciana, está confirmada. Ford por ejemplo se ahorraría 300 euros por cada coche que ahora transporta por carretera, además de otros 200 por el abaratamiento de las piezas recibidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad