La congelación salarial y los convenios individuales de empresa bloquean el acuerdo laboral

stop

DIÁLOGO SOCIAL

Cándido Méndez

10 de enero de 2012 (17:23 CET)

Con la bocina del fin del partido a punto de tocar --el plazo expira este viernes--, el acuerdo entre patronal y sindicatos para la tercera reforma laboral de la crisis se encuentra lejos de cerrarse. Los escollos principales son dos: la propuesta de congelación salarial para 2012 y 2013 de la patronal y el descuelgue de las empresas con problemas de los convenios sectoriales y territoriales. NI una ni otra es aceptada por las centrales sindicales, según fuentes cercanas a las negociaciones.

Tras amagar incluso con una reducción salarial, la CEOE ha puesto encima de la mesa en su última propuesta la contención de salarios esos dos primeros años del acuerdo, a partir de los cuales aceptaría una ligera subida retributiva en los dos ejercicios siguientes, 2014 y 2015. Comisiones Obreras (CCOO) y UGT aceptan perder poder adquisitivo esos dos primeros años pero reclaman una subida salarial del 1% para este año y del 1,5% para 2013 y 2014.

En cuanto a la cláusula de descuelgue de las empresas respecto al convenio de su sector y territorio, la patronal quiere libertad para poder hacerlo previo acuerdo con los trabajadores. CCOO y UGT temen que esta reforma aumente la desprotección de los trabajadores sobre todo en las pequeñas y medianas empresas.

Tampoco hay avances en la cuantía de la indemnización por despido, que la patronal quiere situar en el caso del tipo procedente en 20 días por año trabajado.

Reuniones intensas


La agenda de las reuniones cuenta con otros temas y los puntos de encuentro son escasos. Desde el lado sindical se acusa a CEOE de haber vuelto a las posiciones inamovibles el jueves de la semana pasada después de haber mostrado acercamiento los días previos. "Ellos no ceden en absolutamente nada porque saben que si el Gobierno legisla será a su favor", aseguran fuentes sindicales.

Desde CCOO se están intensificando las reuniones de su secretario general, Ignacio Fernández Toxo, con los representantes territoriales y sectoriales del sindicato. "Acudimos a la negociación con la patronal como no puede ser de otra manera", dicen, aunque las expectativas de acuerdo se diluyen.

Donde sí hay acuerdo es en la reforma de las mutuas y el control del absentismo laboral, la solución extrajudicial de conflictos y el traslado de los festivos a los lunes.

Los puntos de encuentro


El pacto en estas materias quedaría articulado de la siguiente manera. Respecto al traslado de los festivos al lunes, hay cuatro fechas que son inamovibles  Navidad, Año Nuevo, el día de la Hispanidad y el día del Trabajador. Las demás --sumando fiestas autonómicas y municipales-- podrían modificarse. En el punto de mira, el 'macropuente' Constitución-Purísima (6 y 8 de diciembre) que este año cae en jueves y sábado. Las otras fechas que podrían pasarse a un lunes o un viernes son el 15 de agosto (este año cae en miércoles) y el 1 de noviembre (este año cae en jueves).

Con respecto al arbitraje y resolución extrajudicial de conflictos, se ha convenido dar más poderes a árbitros y mediadores para atender una gama mayor de conflictos. Por último, respecto a la reforma de las mutuas y el absentismo laboral, el objetivo es controlar mejor las bajas médicas que otorgan y evitar así posibles fraudes.

El Gobierno, más próximo a las tesis de la patronal, ya prepara un real decreto de reforma del mercado laboral para imponer las medidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad