La tarifa regulada de luz permite un ahorro de 90 euros

stop

Las tarifas de energía con precios fijos, a pesar de evitar los vaivenes del mercado de la energía, acaban suponiendo de media un mayor desembolso mensual que las opciones reguladas

Varias torres de alta tensión, en una imagen de archivo

Barcelona, 23 de abril de 2016 (13:15 CET)

Elegir una tarifa de luz no es tarea fácil, sobre todo desde la llegada de la tarifa regulada (PVPC) y su complejidad a la hora de tener un control sobre el gasto final. Por ello que cada vez son más los consumidores que se plantean el cambio a una modalidad con precios fijos que evite las oscilaciones del mercado. Pero ¿qué opciones hay? ¿Son realmente interesantes? Desde el comparador de tarifas de luz HelpMyCash.com explican qué suponen estas alternativas.

Tarifas fijas: reguladas o libres

Antes de dar el salto a una tarifa con precio fijo se debe saber que existen opciones tanto en el mercado libre como en el regulado. En principio, la alternativa regulada al PVPC debería ser la apuesta segura: el coste se mantiene estable, no exige la contratación de otros servicios y, al estar regulada, se espera que la factura sea más baja que con una modalidad del mercado libre. Ahora bien, ¿hasta qué punto están reguladas?

Tan solo hay que observar los precios que muestra el comparador para darse cuenta de que el coste final varía en cada compañía. Esto se debe a que solo mantienen el mismo coste para la potencia, mientras que el precio de la energía lo pone cada comercializadora de referencia.

Suponiendo un consumo de 3.000 kw/h y una potencia de 3,3 kW con EDP se pagarían 57 euros mensuales, mientras que con Viesgo la factura ascendería hasta los 59 euros al mes. Pese a no ser mucha la diferencia es importante tenerlo en cuenta, ya que el coste se mantendrá durante todo el año.

¿Son más caras las del mercado libre?

A tenor de que cada compañía congela el precio bajo su criterio queda plantearse si esta modalidad es realmente más interesante que las que ofrecen en el mercado libre. Obviamente, en este sector las comercializadoras tienen más margen de maniobra, lo que propicia el escenario idóneo para lanzar tarifas de luz para todos los gustos y bolsillos.

Si a esto se le suma las ventajas que consiguen las compañías sin estar bajo el yugo de la regulación, ¿no harán ofertas más interesantes para atraer a cuántos más clientes mejor? 

Tomando como referencia el mismo perfil de consumo anterior, la tarifa más económica de Endesa, la One Luz, supone un desembolso de 53 euros mensuales. Es decir, cinco euros menos que la alternativa regulada a la PVPC con coste fijo. Misma situación se observa en EDP, con la que la factura se quedaría en 52 euros/mes gracias a la tarifa Fórmula Luz Hogares.

Esta situación se repite en todas las comercializadoras de referencia, llegando a existir una diferencia de 90 euros al año entre la propuesta regulada y la de mercado libre. En resumen, existen mejores tarifas de luz en el mercado libre que las alternativas reguladas a la PVPC.

Ojo con el contrato

No obstante, pese a ser más económicas, estas tarifas pueden incluir algunas cláusulas que jueguen en contra del consumidor más ahorrador. Así, por ejemplo, se pueden encontrar algunas modalidades que exigen un compromiso de permanencia de al menos un año, la contratación de servicios adicionales que encarecen la factura a final de mes o precios más bajos, pero solo durante unos meses. Por ello, no se debe firmar ningún contrato de luz sin haberlo leído antes detalladamente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad