Linde estampa el sello de ‘solventes’ a Popular e Ibercaja

stop

BANCA

Luis María Linde y De Guindos en la reunión del Ecofin en Chipre

31 de octubre de 2012 (20:42 CET)

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha puesto el sello de entidad solvente a Banco Popular e Ibercaja. Ambos serán capaces de cubrir los déficits de capital “por sus propios medios” antes de que termine el año.

La entidad presidida por Ángel Ron culminará a mediados de noviembre la ampliación de capital con la que captará hasta 2.500 millones. Ibercaja logrará los 226 millones que necesita por varios mecanismos. “Hay distintas posibilidades abiertas”, aseguran en la entidad aragonesa. Sus responsables recuerdan que le institución zaragozana no ha desinvertido en todo el periodo de crisis financiera.

Directos al Frob

Sin embargo, Linde no cree en los planes de recapitalización presentados por las otras entidades sobre las que aún recaían dudas. Banco Mare Nostrum (BMN), en el que participa la catalana Caixa Penedès, Banco Ceiss, Caja3 y Liberbank deberán recurrir a ayudas públicas, es decir al fondo de rescate Frob, para completar el proceso.

Las pruebas de resistencia realizadas por la consultora Oliver Wyman destaparon un déficit de capital para un escenario adverso de hasta 2.208 millones en BMN, de hasta 2.063 millones en Banco Ceiss, de hasta 1.198 millones en Liberbank y de hasta 779 millones en Caja3.

Liberbank

No obstante, fuentes de Liberbank, entidad que como Caja3 fueron apeados por Ibercaja del proceso de fusión, explicaron a la agencia Europa Press que el banco tiene previsto abordar el actual proceso utilizando, "como único instrumento público", la entrega de activos al banco malo, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

De este modo, el grupo presidido por Manuel Menéndez realizará la cobertura de las necesidades de capital adicional a través de sus medios propios, "lo que garantiza la plena viabilidad de la entidad", enfatiza la agencia.

Más ‘cocos’

El Banco de España anticipa que antes de finales de año se adoptará una decisión sobre los bancos que considera incapaces. Las ayudas se podrían articular a través de bonos contingentes convertibles, los conocidos en el argot financiero como cocos. "De esta manera, se asegura que todas las entidades sometidas a las pruebas de resistencia estarán plenamente recapitalizadas al final de este año", explica el instituto emisor.

Los planes de recapitalización presentados han seguido los términos previstos en el Memorándum de Entendimiento (MoU) suscrito por las autoridades españolas y Bruselas para liberar la ayuda a la banca española por hasta 100.000 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad