Linde liquidará los bancos "sin pulso suficiente"

stop

COMPARECENCIA

Luis Linde, en su comparecencia en el Congreso

17 de julio de 2012 (12:49 CET)

El nuevo gobernador del Banco de España, Luis Linde, ha asegurado durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados que tras el proceso de recapitalización y las ayudas de la UE “si alguna entidad no tuviera pulso suficiente para asegurar su futuro, habrá de encarar un proceso de resolución o liquidación ordenada.”

Linde confía en que el sistema financiero español salga reforzado a partir de ahora. Tras explicar el memorándum por la línea de crédito de hasta 100.000 millones para las entidades españolas, ha asegurado ante los diputados que "el sector financiero español saldrá de esta crisis reforzado y más eficiente".

Poca decisión

El gobernador ha acusado a su antecesor Miguel Ángel Fernández Ordónez (Mafo) de actuar de manera inadecuada durante su mandato. Linde cree que durante la etapa de la burbuja inmobiliaria, finalizada en 2008, “existía una especie de euforia, que llevaba a no ver, o no querer ver, los riesgos que se estaban acumulando”.

“Sin querer dar ninguna lección a nadie, podemos concluir que se actuó con poca decisión o de modo insuficiente inadecuado”, sentenció el gobernador.

Linde aseguró que uno de los graves problemas de los últimos años fue la creación de las fusiones frías o SIP. “Parece claro, su efecto final no fue demasiado positivo y contribuyó, más bien, a retrasar decisiones y ajustes”, aseguró Linde.

Escasa supervisión

El gobernador también ha destacado que ha habido fallos en la supervisión. Linde afirmó que “casi nadie previó la doble recesión, algo que afectó, sin duda, a la calidad de las pruebas de esfuerzo que el Banco llevó a cabo en 2010 y 2011”. “Hay que reconocer que, en el Banco de España, no tuvimos éxito en lo que ahora llamamos “supervisión macroprudencial”, recalcó Linde.

El gobernador del Banco de España aseguró que “no nos enfrentamos con la decisión que ahora entendemos habría sido necesaria al gran aumento de nuestro endeudamiento y, después, a la contención y corrección del fortísimo deterioro en los balances bancarios”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad