Los excompañeros de Saracho borran el dividendo y las opas sobre el Popular

stop

Los accionistas del Popular deberán esperar a 2019 para cobrar un nuevo dividendo, según JP Morgan. El coste de una opa subiría a 7.400 millones más ampliaciones

Juan Pedro Chuet

Imagen de archivo de Emilio Saracho, futuro presidente del Banco Popular, en un evento en Ginebra, Suiza. REUTERS/Denis Balibouse
Imagen de archivo de Emilio Saracho, futuro presidente del Banco Popular, en un evento en Ginebra, Suiza. REUTERS/Denis Balibouse

Barcelona, 08 de febrero de 2017 (12:11 CET)

JP Morgan calcula que Banco Popular tendrá un resultado de neto de 358 millones este año y que  no repartirá dividendos en 2018. Aplaza ese momento a 2019, cuando abonaría 0,05 euros por título a los accionistas. Lo llamativo es que el análisis lo firman los excompañeros de Emilio Saracho, que tomará las riendas del Popular como presidente el próximo 20 de febrero. Sustituye a Ángel Ron.

La alerta de JP Morgan enfría también las opciones de una absorción por parte un gran banco español. Los recursos para lanzar una hipotética opa deberían situarse en 7.400 millones de euros. El cálculo surge de tomar el actual valor bursátil del banco, aproximadamente 3.700 millones de euros, sumarle otros 1.800 millones para una posible ampliación de capital con la que sanear el Popular, y 2.300 millones adicionales para enfrentar los casos de morosidad.

La hipotética fusión generaría ahorros equivalentes a sólo 400 millones en el mejor de los casos. Esta cascada de datos derrama agua fría sobre las opciones de Saracho para endosar el Popular. JP Morgan cree que una fusión es difícil pero señala a Caixabank como la entidad que tendría los mayores beneficios. Sin embargo, éstos serían tan esqualidos, que los analistas opinan que la franquicia que preside Jordi Gual no moverá un dedo.

Fusión con Bankia

Para la financiera norteamericana, Caixabank tendría un beneficio neto por acción del 6% tras una posible absorción, BBVA un 3% y el Santander un 1%. Las proyecciones son poco atractivas, incluída la de Caixabank, aseguran desde JP Morgan. Hay que tener en cuenta que se debería organizar una ampliación de capital posterior tras invertir dinero en una hipotética compra del Popular: 9.000 millones en el caso del banco catalán, 8.000 millones en el de Francisco González y 8.700 millones en el de la entidad presidida por Ana Botín.

UBS tiene perspectivas más optimistas respecto a una posible fusión del Popular con Bankia, informa Expansión, cuyas acciones podrían subir un 58%, mientras que Caixabank lograría un 13%, BBVA un 7% y el Santander un 1%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad