Los hipotecados de CatalunyaCaixa optarán a quitas y daciones

stop

Los fondos que pujan por 94.000 contratos de la caja de ahorros se comprometen con el FROB a reconducir los casos más problemáticos

Interior de una oficina de CatalunyaCaixa

11 de julio de 2014 (11:53 CET)

La entrega de 94.000 contratos hipotecarios de CatalunyaCaixa a uno de los cuatro fondos que ha presentado oferta al FROB por asumir esos créditos tendrá consecuencias inmediatas para los propietarios de los inmuebles afectados.

Los casos más problemáticos se reconducirán con quitas –la reducción de la deuda— y, en último extremo, mediante la dación en pago.

La mayor parte de los préstamos que dejarán de ser responsabilidad de la institución financiera están en situación de impago. Se trata de unos 48.000 créditos que llevan meses de retrasos. Dos tercios de esta cantidad ya están en situación judicial.

Los titulares deberán el dinero a partir de septiembre a George Soros, Oaktree, LoneStar o Blackstone, que son los inversores que optan a tomar el control de las hipotecas. El próximo jueves se conocerá el adjudicatario.

Buenas prácticas

Los cuatro han firmado con el FROB un memorando de buenas prácticas con el que se comprometen a primar soluciones extrajudiciales. Esta alternativa la pueden aplicar los fondos oportunistas ya que no ponen en riesgo su negocio crediticio.

Es decir, a la mañana siguiente sus oficinas no se llenarán de clientes pidiendo las mismas condiciones de ventaja, como ocurriría con CatalunyaCaixa si aliviara sólo a una parte.

Además de las 48.000 hipotecas en situación de mora, se traspasarán 11.000 que han sufrido retrasos puntuales. Están, por tanto, en riesgo de incumplirse. Los fondos estiman que la mitad es reconducible.

Al corriente de pago hay 35.000 créditos. Un 90% de ellos, sin embargo, proceden de reestructuraciones o refinanciaciones y podrían ser impagados en el corto plazo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad