Moody's rebaja dos escalones la nota de la solvencia española

stop

La agencia de calificación norteamericana mantiene con perspectiva negativa la deuda española. También rebaja la nota de Italia y Portugal

Agencia norteamericana de calificación Moody's

14 de febrero de 2012 (08:33 CET)

La calificación española sigue en descenso. La agencia crediticia Moody's ha rebajado la nota de nueve países europeos, entre ellos España, que ha descendido dos escalones, pasando de A1 a A3, con perspectiva negativa.

España sufre la rebaja más fuerte, ya que la calificación de Italia (de A2 a A3) y Portugal (de Ba2 a Ba3) ha descendido sólo un escalón.

No obstante, la calidad de la deuda española se mantiene en "media-alta", con una sensibilidad "moderada" en un contexto "adverso", según ha apuntado Moody's.

Por otra parte, la agencia no devalúa el rating de Francia, que continúa en Aaa, pero con perspectiva negativa, al igual que Reino Unido y Austria. Otras regiones como Malta, que tenían la A3, desciende a A2, mientras que Eslovaquia y Eslovenia, bajan un escalón y se quedan en A1, la misma nota que España.

Demasiado gasto


La agencia justifica la rebaja española en “los excesos presupuestarios de los gobiernos regionales españoles" y la dificultad de que "el nuevo Gobierno sea capaz de lograr la reducción del déficit previsto en los presupuestos generales, lo cual podría conducir a un mayor incremento en la deuda pública".

Asimismo, Moddy's prevé que “los indicadores de la economía española sigan empeorando" y reincide en los pocos avances realizados por el Gobierno en materia fiscal.

Insta al Ejecutivo de Mariano Rajoy a que emprenda "un ajuste necesario sin precedentes". Calcula que el déficit presupuestario de España permanecerá entre el 5,5% y el 6% del PIB y que la economía de la región se contraiga entre un 1% y un 2,5% en este año.

La agencia duda de la eficacia de las fusiones de los bancos y asegura que los riesgos del sector financiero son "altos". No obstante, cree que la nueva reforma laboral aprobada el pasado viernes es un “paso importante para incrementar la flexibilidad en el mercado laboral y para propulsar el crecimiento del empleo, una vez haya comenzado la recuperación económica".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad