Penedès oculta la cuantía del 'pensionazo' pese al requerimiento de Mafo

stop

LOS SALARIOS DE LOS BANQUEROS

Ricard Pages, ex presidente de Caixa Penedès

02 de enero de 2012 (17:27 CET)

Caixa Penedès ha optado por mantener oculta las retribuciones que tienen derecho a percibir los cuatro directivos involucrados en el llamado pensionazo, la autoasignación de un plan de jubilación millonario y opaco ante el consejo de administración con el que podrían cobrar 20 millones de euros. La entidad financiera justifica la decisión en dos motivos: su publicación distorsiona la realidad de la austera política de retribuciones de la entidad y sus implicaciones legales están bajo instrucción judicial.

En la información facilitada por las siete entidades financieras españolas que han recibido ayuda pública destacan, por su ausencia, los datos relativos a los derechos de cobro acumulados por Ricard Pagès, Manuel Troyano, Juan Caelles y Jaume Jorba, que hasta la fecha y según informaciones oficiosas se han cifrado en 20 millones de euros.

Si bien otras entidades financieras que se han visto involucradas en situaciones semejantes, como NovaCaixaGalicia, han revelado los importes exactos que tienen derecho a percibir sus ex directivos, la caja catalana no lo ha hecho. En el documento estándar que han debido rellenar todos los consejeros y directivos de las cajas y nuevos bancos afectados, a excepción de las personas que han objetado acogiéndose a la Ley de Protección de Datos Personales, Penedès deja en blanco la casilla correspondiente y matiza en una nota a pie de página que es “información sujeta a prácticas de diligencias pendiente de certificación”.

El Banco de España, al corriente

La entidad de Vilafranca puntualiza que el Banco de España conoce todos los datos disponibles hasta el momento sobre las prestaciones que se aseguraron los cuatro directivos. Un quinto ejecutivo, Santiago Abella, se benefició del mismo plan con anterioridad, en el momento de su jubilación hace tres años.

El resto de ingresos de los cuatro ex altos cargos sí aparece detallado en la documentación publicada. De su desglose podemos saber que en 2011 cobraron de la caja algo más de 2,9 millones al margen de esas pensiones.

El grueso de esa partida son salarios e indemnizaciones. Destacan los 700.000 euros ingresados por el ex presidente Ricard Pagès durante los cinco meses en que todavía ejercía como director general. Tras dejar ese cargo asumió la presidencia, no remunerada, en la que sólo se cobran dietas.

El ex director general Juan Caellas es el que más se apunta de esa cifra global. Recibió de la entidad un total de 1,57 millones de euros, de los que 1,3 millones corresponden a su indemnización de 45 días por año al ser despedido en agosto de 2011. El resto es la retribución percibida en los siete meses en que estuvo trabajando. Por su parte, el sueldo y emolumentos complementarios en 2011  de Manuel Troyano, director general entre agosto y noviembre, ascienden a 506.000 euros.

Los cuatro disponían también del plan de pensiones de empresa a que tiene derecho todo empleado y que la caja siguió dotándolo según el reglamente del mismo. En concreto, Pagès se benefició en 2011 de una aportación de 15.000 euros, Troyano, de 26.000, Caellas de 4.000 y Jorba de 12.000 euros. Estas aportaciones están incluidas en las remuneraciones totales de cada uno detalladas más arriba.

Otros dos miembros del comité de dirección de Penedès, Josep María Cuscó y Raimón Sabate, se han acogido a la Ley de Protección de Datos para no autorizar a la entidad a publicar sus emolumentos.

El blindaje de Troyano

También llama la atención el blindaje que se aseguró el ex director general. Se trata del único mecanismo de este tipo que estaba en vigor tanto dentro del consejo como en la alta dirección. Asciende a 1,8 millones de euros, equivalente más de cuatro anualidades, y la caja se niega a pagarlo. Hace dos semanas decidió despedir a este directivo de forma procedente al ser acusado de operaciones irregulares de financiación. Troyano tiene la opción de reclamar esa cantidad por vía judicial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad