Trilantic administra el dinero público del ICO para pymes españolas desde Luxemburgo

stop

La nula infraestructura en España del fondo adjudicatario de los recursos genera severas críticas entre el sector

El presidente del ICO, Román Escolano, en una conferencia de FAES

15 de julio de 2014 (00:25 CET)

Llueve sobre mojado en las adjudicaciones del Gobierno para potenciar las pymes españolas. Trilantic Capital Partners, uno de los principales ganadores del último concurso para administrar recursos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), carece de la mínima infraestructura en España. De hecho, la oficina más próxima es la ubicada en Luxemburgo. La principal sede europea está en Londres.

El instituto público admite esta realidad. La justifica con dos argumentos: el primero es que poseer medios propios en España puntuaba al alza en el concurso pero que, de los 30 requisitos que se exigen, éste se cuenta en el grupo de los no excluyentes. Sí hubiera sido motivo de descalificación, en cambio, la falta de experiencia inversora en el país.

Trilantic controla junto a Investindustrial el 49% de Euskatel. Compró la mayor porción a Mondragón, sumergida en una profunda crisis de rentabilidad. No se le conocen inversiones en pymes. El ICO asegura que con estas adjudicaciones pretende ejercer de “palanca” para atraer capital internacional. Una de las condiciones mejor puntuadas es el compromiso de reinvertir más recursos que la cantidad aportada al fondo ganador.

Conexión con De Guindos

Trilantic está impulsado por ex compañeros de trabajo en Lehman Brothers del ministro de Economía, Luis de Guindos. En su propia página web deja claro que invertir en pymes, sean del país que sean, no es su especialidad. El objeto del negocio es el private equity para proyectos de mayor envergadura. A la telefónica vasca Euskatel le destinó 60 millones.

Y esta declaración de principios es, para varias fuentes consultadas, la mayor sombra del proceso público. Economía Digital ya desveló que el ICO había entregado 250 millones de euros en febrero a firmas internacionales que admiten disponer de poco conocimiento sobre la realidad de las pymes españolas, siendo Trilantic una de las más beneficiadas.

Denuncias de criterios arbitrarios

La otra compañía señalada es PAI Partners, fondo mil millonario francés. Uno de sus mayores proyectos es potenciar el foie gras alrededor del mundo. Sin embargo, a diferencia de Trilantic sí dispone de un mínimo equipo en España. Desde Madrid velan por sus intereses en Cortefiel, entre otras inversiones locales. En este aspecto obtuvo puntuación en el concurso.

La industria española del private equity denuncia desde febrero los supuestos criterios arbitrarios del Gobierno para adjudicar recursos que ayuden a las pymes a financiarse. El ICO lleva 25 años repartiendo capital riesgo a través de su filial Axis sin que se haya producido una oleada tan generalizada de malestar.

Recelos del sector

Entre los principales recelos destacan incluso los rasgos de parentesco de un ganador, Espiga, con el mayor asesor del instituto de crédito, Jaime Carvajal, y con el ministro de Defensa, Pedro Morenés. El ICO defiende la pulcritud de sus adjudicaciones y apela a que las bases de los concursos son públicas y claras.

En la patronal del capital riesgo cierran filas con el organismo, aunque se han ofrecido a recoger sugerencias para mejorar próximos procesos. En todo caso, en el sector no ha pasado desapercibido que el Ministerio de Economía haya decidido que el presidente del ICO, Román Escolano, sustituya a la socialista Magdalena Álvarez en la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones tras ser imputada por la justicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad