Varufakis tiene la solución para Europa: el 'plan Merkel' de inversiones

stop

El ministro griego de Finanzas propone un programa de estímulo tutelado por el BEI y financiado con bonos

Redacción

El ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis (derecha), y su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble (izquierda), en Berlín
El ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis (derecha), y su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble (izquierda), en Berlín

14 de marzo de 2015 (14:24 CET)

No hace más de una semana, el economista francés Thomas Piketty llamó "monstruo" a la eurozona, pidió unión fiscal y lanzó dos mensajes contundentes: tal y como está, la zona del euro "no puede funcionar" y su comportamiento durante la crisis "ha sido desastroso".

Yanis Varufakis, que participó este sábado en el foro Ambrosetti en Italia, ha puesto sobre la mesa su propia solución, más coyuntural y menos estructural que la de Piketty. Y esta no es otra que un plan Merkel de estímulo a las inversiones.

El papel del BEI

El ministro griego de Finanzas propone que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) impulse un programa destinado a la recuperación de la inversión en la Unión Europea (UE). "Europa necesita una forma alternativa al programa de expansión cuantitativa que se ocupe de la recuperación de las inversiones y gestionado por el BEI (...) Yo lo llamaría plan Merkel", consideró.

En este plan, el BEI pediría a los gobiernos de la UE que "emprendan un plan para recuperar la inversión, financiado al 100 % con bonos del mismo BEI comprados por el Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario".

Doble problema

Varufakis entiende que hay un doble problema. El primero tiene que ver con la operatividad del BCE, que debe preocuparse individualmente por los títulos de cada Estado en los procesos de financiación. El otro, que el plan de flexibilización cuantitativa de la institución que preside Mario Draghi "ha fracasado a la hora de animar la inversión" en una Europa "con los precios de los activos inflados".

Con el plan que el ministro griego bautizó con el nombre de la canciller alemana, se solventarían ambos obstáculos ya que el BCE "compraría un pedazo de papel con una calificación de triple A", en referencia a los bonos del BEI. Y, por otra parte, "este tipo de medida en asociación con el BEI animaría a los inversores directamente.

El programa de expansión, por contra, ha sido a menudo difícil en economías sólidas y homogéneas como Japón, Estados Unidos y Gran Bretaña y está destinado, me temo, a ir a peor en la zona del euro, que está fragmentada", pronosticó Varufakis.

Tensión en Europa

Hay tensión en Europa, y esta vez no es por Grecia. Los Ventiocho respaldaron esta semana la propuesta de Bruselas para relajar las exigencias fiscales comprometidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La nueva "flexibilidad" favorece a Francia, que gana dos años de margen para reducir su déficit por debajo del 3% del PIB, pero también a Bélgica, Italia o Finlandia.

Se enfrentaban a un procedimiento por incumplir el límite de deuda –un 60% del PIB-- pero Bruselas ha hecho la vista gorda. El problema es que países rescatados, como Portugal o Irlanda, han manifestado quejas al entender que han recibido un trato diferente. Las críticas también llegaron de instituciones europeas, como el BCE. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad