Alquilar en plena pandemia: el plan de Merlin para negociar rentas

La socimi dueña de Marineda City destaca en sus cuentas anuales que las bonificaciones aplicadas a sus clientes más afectados por la pandemia del Covid redujeron al mínimo los niveles de impago

Centro comercial Marineda City, de Merlin Properties. EFE

Centro comercial Marineda City, de Merlin Properties. EFE

Merlin Properties, la dueña del centro comercial coruñés Marineda City, salvó los muebles a pesar de la pandemia. La socimi de Ismael Clemente presentó esta semana resultados. Si bien su beneficio neto se derrumbó un 90% hasta los 56,4 millones de euros, el beneficio operativo del grupo llegó a los 262,4 millones, un 16,2% menos, debido, en gran medida, a las bonificaciones que el grupo puso en marcha para mantener a sus inquilinos durante el Covid. Y es que en marzo del año pasado, tras la irrupción de la pandemia, la compañía diseñó un plan de ayudas que ha ido variando con el paso de los meses.

En sus cuentas anuales, remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica todas las medidas de política comercial activadas tras el estallido del Covid. Con la aparición de la primera ola y el confinamiento general, Merlin decidió ofrecer “una bonificación del 100% de la renta a los inquilinos comerciales cuyas actividades estuvieran cerradas administrativamente como consecuencias del estado de alarma”. El único requisito, estar al día en sus obligaciones contractuales. Los inquilinos de Merlin, eso sí, tuvieron que continuar pagando los “gastos comunes” de los espacios.

Casi 47 millones en rentas

En esa primera ola de cierre generalizado, los ingresos por arrendamiento de los inquilinos susceptibles de acogerse a esta política de bonificación representaban el 89% de la facturación en el segmento de centros comerciales y el 3% del de oficinas. Esto supuso, en ese periodo, una reducción de los ingresos por alquiler de 22,8 millones de euros.

No obstante, acabado el confinamiento duro, Merlin decidió aprobar unas “medidas comerciales complementarias” que se extendieron hasta diciembre del pasado año. Se trataba de bonificaciones principalmente destinadas a los inquilinos del segmento comercial del grupo “para apoyarles en la reapertura y recuperación”. En este caso, los administradores de la compañía explican en la memoria que acompaña su balance de resultados, que se ofreció a los inquilinos una “bonificación parcial de la renta desde el 60%, aplicable en el mes de junio, hasta el 10% en diciembre de 2020”. En este caso, estas medidas supusieron una reducción de ingresos por arrendamiento de 23,9 millones de euros. Es decir, a lo largo del pasado año, y solo en concepto de rentas, la dueña de Marineda City dejó de percibir casi 47 millones de euros como consecuencia del Covid.

Nuevas medidas hasta julio

Este año, la socimi ha aprobado nuevas medidas comerciales, dadas las restricciones puestas en marcha por los distintos gobiernos. El periodo de implementación de las mismas, al menos de momento, se extenderá hasta finales del mes de junio. Prevé que estas nuevas bonificaciones, que tienen en cuenta de forma especial a sus inquilinos hosteleros, le generarán un impacto de 19,6 millones de euros.

“Las medidas están dirigidas a los inquilinos de retail que estén al día en sus obligaciones contractuales, incluyendo tanto el pago de alquileres anteriores como gastos comunes”, indica. Las medidas comprenden “una bonificación del 100% en caso de cierre forzoso exclusivamente durante el periodo en el cual los inquilinos no estén legalmente autorizados a abrir y una bonificación media del 25%” que se eleva al 30% en el caso de arrendatarios con negocios de ocio y restauración.

Ayudas que reducen impagos

Sobre los problemas a los que está expuesta la compañía, explica Merlin que el hecho de tener clientes “de muy alta calidad” mitiga el riesgo de crédito.

La socimi indica que su plan para “tratar de ayudar a clientes afectados por los cierres obligatorios o severas restricciones” ha permitido que el grupo presente «unos niveles de impago muy reducidos”. “Los niveles de cobro se han situado en un 98,8% para oficinas, un 97,6% para centros comerciales y un 100% para logística y para el segmento de clientes de net leases en el último trimestre del año”, apunta.