El ‘casero’ Amancio Ortega: así renegoció Pontegadea los impagos durante el Covid

A finales del año pasado, Pontegadea mantenía un litigio con la compañía de calzado británica Schuh por el alquiler de una de sus tiendas en Londres. Casos como este, sin embargo, son menores en una inmobiliaria que ingresa 400 millones al año en rentas.

Amancio Ortega

Amancio Ortega

El 22 de julio del pasado año, la filial británica de Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega, presentó una demanda contra la cadena de zapaterías escocesa Schuh en el Tribunal de Justicia del Reino Unido en relación “con un alquiler no pagado, los cargos por servicio y el seguro de ciertos locales situados en el 34-48 de Oxford Street, en Londres”. Así lo revela en sus cuentas trimestrales remitidas a la SEC (el equivalente americano de la CNMV) el grupo Genesco, dueño de la cadena de retail. En el último año, y debido a los cierres que el comercio experimentó por la pandemia, procesos de este tipo se han vuelto habituales en el sector y el fundador y máximo accionista de Inditex es uno de los grandes ‘caseros’ españoles, dueño de una cartera inmobiliaria valorada en más de 15.000 millones de euros a cierre del año 2019.  

Según la comunicación de los administradores de Genesco, “Pontegadea inicialmente buscó recuperar 845.500 libras ( 960.000 euros al cambio), más 10.000 libras (11.400 euros) de tasas judiciales e intereses”. Sin embargo, el grupo especializado en venta de calzado, con distintas marcas bajo las que opera en el mercado (de Schuh a Lids o Journeys) explicaba en esa comunicación al regulador el pasado diciembre que parte de la reclamación se resolvió de forma satisfactoria entre ambas partes, de forma que, a fecha de la presentación de las cuentas trimestrales, la cantidad en disputa se había rebajado hasta las 406.100 libras (algo más de 460.000 euros). “La reclamación se encuentra en sus primeras etapas y estamos impugnando la supuesta responsabilidad”, apunta la compañía, que especifica que, al margen de este caso, ha tomado parte de otros procedimientos legales relacionados con la pandemia del Covid-19. 

H&M, caso resuelto

El caso de Schuh no es el único relacionado con Pontegadea que ha salido a la luz en los últimos meses. El pasado verano, medios de todo el mundo se hicieron eco de dos demandas de Pontegadea a los gigantes GAP y H&M por impagos de alquiler en sendas tiendas de las compañías ubicadas en San Francisco. La primera reclamación ascendía a unos 1,64 millones de dólares. La segunda, a 1,3 millones. 

Sin embargo, y a pesar de que todo lo que rodea al universo de Amancio Ortega acapara titulares, fuentes cercanas a Pontegadea indican que, en este último año, marcado por la pandemia en lo social y en lo económico, las veces que el brazo inversor del multimillonario ha tenido que recurrir a la vía judicial por impagos han sido mínimas. De hecho, según ha podido saber este medio, la demanda contra la tienda de H&M no fue adelante, ya que arrendador y arrendatario llegaron a un acuerdo tras la interposición de la denuncia (hay que tener en cuenta que Pontegadea, que a través de su filial inmobiliaria es casera tanto de la propia Inditex como de otras grandes compañías del retail, tiene alquiladas varios establecimientos en el mundo a H&M, si bien la reclamación que llegó a los juzgados tan solo se circunscribía a un local). 

Según las últimas cuentas de Pontegadea remitidas al Registro Mercantil, en el ejercicio 2019, los ingresos derivados de rentas provenientes de inversiones inmobiliarias ascendieron a 439 millones de euros, un 21% más que en el ejercicio precedente

¿Cómo esquiva el coronavirus el ‘ladrillo’ de Ortega?

Dos son los factores principales que han hecho que el holding pilotado por Roberto Cibeira haya esquivado, por norma general y aun en plena pandemia, los impagos. El primero es la propia naturaleza de sus clientes. La diversificación de su cartera de inmuebles, tanto en su ubicación como en su explotación, así como, principalmente, el hecho de contar con clientes premium (de Apple a Amazon, Facebook o edificios de oficinas de abogados) ha ayudado a blindar el ladrillo de Ortega aun en plena pandemia. La propia memoria de las cuentas anuales de Pontegadea Inversiones indica que el riesgo de sus actividades inmobiliarias “es medio-bajo». “Esto es debido a que la actividad inmobiliaria se centra en patrimonio en renta en países OCDE y en activos de primer nivel, en las mejores ubicaciones de las principales capitales y con diversificaiones de actividades (retail, oficinas, hotelera, etc) y arrendatarios”, apuntan los administradores del grupo inversor en su comunicación remitida al Registro Mercantil.  

El segundo hecho es que la compañía adoptó la estrategia de negociar de forma individualizada con sus arrendatarios en caso de surgir algún conflicto antes de llegar a los juzgados. La propia memoria de actividad de Pontegadea UK, la filial que habría demandado a la zapatería Schuh, evidenciaba el pasado año a respecto de la pandemia del Covid: “Es posible que los inquilinos puedan solicitar una renegociación de su renta que puede afectar los ingresos futuros y los flujos de efectivo”.  

Sin embargo, añadía: “Se han aplicado pruebas de estrés significativas para evaluar la resiliencia de la liquidez de la empresa. Las conclusiones alcanzadas indican que la compañía tendrá suficiente liquidez y podrá cumplir sus obligaciones y continuar sus operaciones normalmente”.  

Este inicio de año también ha traído novedades para Amancio Ortega en lo que atañe a sus inversiones en el ladrillo. Después de un 2020 en el que, por primera vez en los últimos ejercicios, no comunicó adquisiciones de activos, este enero informó de la compra por 25 millones de euros del hotel Senator Playaballena, ubicado en Rota (Cádiz) y con categoría de cuatro estrellas.