Los reyes de la moda postCovid: Uniqlo se recupera más rápido, pero Inditex mantiene el trono

Según los analistas, el ‘Zara japonés’ alcanzará un resultado histórico en 2022, un 30% por encima de los beneficios obtenidos antes del Covid, mientras que Inditex se mantendrá plano, pero con ganancias de más de 3.600 millones

A pesar de que su capitalización bursátil está en niveles similares, en los próximos años Inditex seguirá presentando beneficios y facturación más alta que Uniqlo que, sin embargo, se recuperará antes del impacto del Covid. EFE

A pesar de que su capitalización bursátil está en niveles similares, en los próximos años Inditex seguirá presentando beneficios y facturación más alta que Uniqlo que, sin embargo, se recuperará antes del impacto del Covid. EFE

Hace unos años, cuando Tadashi Yanai, el presidente de Fast Retailing, inauguró su primera tienda de Uniqlo en España indicó que su sueño era superar a Inditex. Aunque el pasado 25 de enero logró sobrepasar al gigante de Amancio Ortega en capitalización (ese día, su acción subió hasta los 94 yenes y su valor en bolsa se estiró hasta rozar los 79.000 millones de euros, sorpassando a la matriz de Zara), los analistas parecen tener claro que la multinacional con sede en Arteixo (A Coruña) retendrá sin problemas en los próximos años su trono como número uno de la moda mundial en cuanto a beneficios y facturación. Eso sí, el grupo japonés, más joven y con, a priori, un mayor potencial de crecimiento, se recuperará antes del golpe del Covid-19.

Según los analistas, Fast Retailing, que cerró el agosto pasado su ejercicio 2020 con un beneficio neto de algo más de 700 millones de euros, alcanzará un resultado histórico en 2022. Las previsiones del mercado pasan porque en ese ejercicio alcance los 1.730 millones de euros de ganancias, un 34% por encima de los resultados obtenidos en 2019, antes de irrumpir la pandemia.

¿Quién se recuperará antes?

De hecho, y siempre según las estimaciones del mercado, este agosto, cuando cierre su año fiscal 2021, podría ya superar los beneficios obtenidos el año anterior a la pandemia. Hace unas semanas el grupo japonés presentó los resultados correspondientes a su primer trimestre fiscal del año, que va de agosto a noviembre. El beneficio operativo del grupo creció un 23% y el resultado neto rondó los 560 millones de euros. La empresa prevé ganar este año algo más de 1.300 millones de euros y facturar cerca de 17.400 millones de euros. (Inditex cerró 2019 con una facturación de 28.286 millones de euros). 

Si bien el crecimiento de la matriz de Uniqlo está disparado y, previsiblemente, de entre las grandes del retail, será la primera en solventar la crisis del coronavirus, sus cifras y su tamaño aún están muy lejos de las de Inditex. Hay que tener en cuenta que su red de tiendas ascendía, a cierre del tercer trimestre fiscal del grupo, a 7.197, casi el doble de las de Fast Retaling.

Compañía mucho más madura, el mercado apuesta por que Inditex cierre su ejercicio con unos beneficios por encima de los 1.300 millones de euros (el primer trimestre registró unas históricas pérdidas de 409 millones por causa del Covid). Habrá que espera, no obstante, al cierre del ejercicio 2022-2023 (el año fiscal de Inditex acaba en enero) para que recupere las cifras postpandémicas y obtenga unas ganancias por encima de los 3.600 millones de euros.

Así, si bien Inditex seguirá superando a la matriz de Uniqlo en los próximos años en cuanto a beneficios y facturación, la bolsa es más benévola con la compañía japonesa. Con una capitalización prácticamente pareja, el precio de la acción de Fast Retailing escaló un 40% desde enero de 2020 en la bolsa de Tokio. En ese mismo periodo, el título de Inditex retrocedió un 20% en el IBEX.

Uniqlo: ropa para quedarse en casa

Este lunes, Fast Retailing informó de las ventas mensuales de Uniqlo en Japón, una comunicación habitual dentro del grupo. Con más de 700 puntos de venta solo en esa localización, la multinacional indicó que a finales de enero un total de cuatro tiendas permanecían cerradas temporalmente mientras que 159 operaban “con menos horas de trabajo” debido al Covid-19. Las ventas aumentaron en casi un 2% con respecto al mismo mes del año pasado, algo que los de Yanai atribuyen a las bajas temperaturas y a los cambios que la pandemia ha introducido en el modelo de compras.

“Las ventas en las mismas tiendas aumentaron año tras año en enero gracias al clima frío constante, así como a las fuertes ventas de productos que satisficieron la demanda continua de ropa para quedarse en casa”, destacan.

La apuesta sostenible

A pesar de las diferencias, hay puntos en común en la concepción del negocio de Fast Retailing e Inditex. Los de Pablo Isla están inmersos en un plan estratégico con el horizonte puesto en 2022 que pasa por la digitalización, la integración total de la tienda y el online, la optimización y mejora de espacios y la sostenibilidad.

Los japoneses también apuestan por una moda corresponsable. En una carta publicada el pasado noviembre, el CEO de Fast Retailing destaca que “el significado de la ropa está cambiando” no tanto ya para demostrar el estatus del usuario, sino para “mejorar la comodidad de la vida diaria”. Si Inditex cuenta con el Join Life, su estándar de ropa sostenible, Uniqlo tiene su concepto LifeWear, “ropa simple y de calidad creada a partir de una búsqueda para satisfacer plenamente las necesidades de la vida diaria”.