Marineda City aguanta el tipo a pesar del batacazo de Merlin por el Covid

Merlin Properties, que se prepara para más insolvencias este año a causa del Covid, destaca que el centro comercial coruñés es “el que mejor se ha comportado” en el cuarto trimestre del año

Marineda City aguanta el tipo a pesar del batacazo de Merlin por el Covid

Este sábado, de nuevo, los centros comerciales reabrirán en Galicia, después de que la Xunta decidiese cerrarlos al público durante los fines de semana para tratar de frenar el avance de la tercera ola del Covid. Será, por tanto, turno para Marineda City, el centro comercial coruñés en manos del gigante Merlin Properties, que este jueves presentó sus cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2020. El balance de la socimi evidencia a las claras el golpe que el coronavirus ha supuesto para los grandes grupos inmobiliarios. Según los datos remitidos a la CNMV, la compañía ganó el pasado año 56,4 millones de euros, un 90% menos.

La dueña de Marineda City se vio especialmente afectada, indica, por las bonificaciones de renta covid aplicadas a sus inquilinos en centros comerciales, locales de calle y hoteles. La compañía prevé que este año continúen los cierres por insolvencia. A pesar de todo, en la información remitida al supervisor bursátil, la socimi destaca el buen comportamiento del gigantesco centro comercial coruñés en el último trimestre del pasado año. Tras registrar un contrato de nuevo alquiler de 2.621 metros cuadrados con Ongravity, Marineda es “el centro comercial que mejor se ha comportado” durante el último tercio del año.

Impacto de la pandemia: 64 millones de euros

Merlin cifra en 64 millones el impacto de la pandemia en su actividad el año del Covid. El beneficio operativo de la compañía fue de 264,4 millones, un 16,2% menos, y el ebitda (resultado antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones) se quedó en 365,4 millones de euros, un 14,1% menos. A pesar de la caída, la compañía insiste en que ha sido capaz de “aguantar” la crisis del coronavirus gracias a la diversificación de activos.

Merlin ingresó 508,6 millones el pasado año, un 4,1% menos. La gran parte de su facturación procede de rentas, por cuyo concepto facturó 503,4 millones de euros, un 4,3% menos. Si a esa cantidad se le restan las bonificaciones que la socimi indica que aplicó a sus inquilinos, que ascenderían a 46,7 millones, la compañía anotó una caída en las rentas brutas del 13,8%.

La peor parte, los centros comerciales

El valor bruto de los activos de la dueña de Marineda se situó, a cierre de 2020, en 12.811 millones de euros, un 0,5% más con respecto al ejercicio precedente. La logística fue la categoría que más creció, un 8%, seguido de las oficinas. Sin embargo, los centros comerciales sufrieron un ajuste en negativo del 8,7%. Indica la compañía que los cierres y las restricciones de tráfico y aforos experimentados por los centros comerciales durante el año de la pandemia disminuyeron de forma notable las ventas de los inquilinos, que cayeron un 36%. La afluencia a estos grandes centros comerciales también se derrumbó un 36%.

Perspectivas para 2021

Para este año, la compañía ha elaborado sus planes de contingencia teniendo en cuenta un escenario general semejante a 2020, «aunque con una cierta recuperación a partir del verano».

En su división de «retail» prevé ligeras caídas de ocupación por la rotación de locales ocupados por negocios que no puedan superar la crisis.

Con todo, Merlin propondrá la distribución de un dividendo de 0,25 euros por acción con cargo a 2020 para permitir una prudente retención de caja. Así lo explicó en su presentación de resultados el CEO de la compañía, Ismael Clemente, que no descartó entrar en el desarrollo de los centros de datos como nueva línea de negocio.