Antonio Abril: adiós a uno de los ‘costureros’ con los que Amancio Ortega hilvanó Inditex

Natural de Viveiro, aparcó la carrera de abogado del Estado para ingresar en Inditex en 1989 y convertirse en uno de los rostros más visibles de la multinacional

Antonio Abril Abadín / Fundación CyD

Antonio Abril Abadín / Fundación CyD

Cesa uno de los directivos históricos de Inditex. Antonio Abril Abadín, hasta ahora secretario general y del consejo de administración de Inditex, aterrizó en la multinacional en 1989 para dirigir el departamento jurídico y acabó siendo uno de los rostros más visibles de la cúpula, tanto por ser una de las voces que situaron la sostenibilidad como eje estratégico de desarrollo de las compañías, como por su labor más allá de la multinacional, en la presidencia del Consello Social de la Universidade da Coruña –cargo que lo llevaría a la presidencia de la Conferencia de Consejos Sociales de Universidades–, en la vicepresidencia del Foro de Marcas Renombradas o en la presidencia de la comisión Universidad-Empresa de la Cámara de Comercio de España, entre otros cargos.

Natural de Viveiro aunque criado en Oviedo, aparcó la carrera de funcionario a la que apuntaba su formación y la tradición familiar, pues su padre era inspector de Aduanas. Licenciado en Derecho y funcionario de oposición en el cuerpo de Abogados del Estado, tenía destino en Lugo cuando Inditex llama a su puerta.

En el gigante de Amancio Ortega lo ha vivido todo, comenzando como  el único abogado de la compañía y acabando como secretario de la mayor cotizada española y de una de las mayores multinacionales de la moda del planeta.

El recorrido se resume en dos datos. Antonio Abril llega a la cúpula el mismo año que Zara abre su primera tienda en Estados Unidos y dos años antes de que Massimo Dutti y Pull&Bear se incorporen al grupo. Por supuesto, vive la explosión de la compañía tras la salida a bolsa en 2001 y sobrevive a aquella histórica cúpula de la que salieron directivos como José María Castellano o Juan Carlos Rodríguez Cebrián. Deja sus cargos cuando Inditex supera los 200 mercados con venta online, las 7.000 tiendas y los 26.000 millones de facturación.

Con la salida de Abril, que no era consejero, gana un poco más de peso si cabe el núcleo conformado por Pablo Isla y Carlos Crespo, presidente y consejero delegado de la compañía.

Que el abogado del Estado ha sido un hombre de la confianza de Amancio Ortega da buena cuenta no solo la cantidad de cargos que ha ocupado en Inditex y sus diversas filiales, sino también su presencia en el patronato de la Fundación Amancio Ortega.