As Pontes, opción para una de las grandes inversiones con fondos europeos al margen de Endesa

La planta de producción de fibras textiles o la de aprovechamiento de recursos orgánicos y purines entran dentro de los planes de la Xunta para As Pontes

As Pontes

Imagen de archivo del concello de As Pontes, con la central térmica de Endesa como protagonista. EFE

En As Pontes se libra una particular contrarreloj que tiene mucho que ver con los fondos europeos de reconstrucción. Y no pasa exclusivamente por los planes de Endesa, que ofrece la puesta en marcha de una planta de hidrógeno verde sostenida por 600 megavatios eólicos como alternativa al cierre de la central térmica. La Xunta estaría trabajando en paralelo en otros proyectos, que están relacionados con las iniciativas tractoras activadas recientemente.

As Pontes no solo figura en las quinielas. Los movimientos y pasos que se están llevando a cabo van encaminados a que una de las grandes iniciativas tractoras que plantea la Xunta, a desarrollar con fondos europeos, pueda reemplazar llegado el momento el proyecto de generación de energía con biocombustibles que Xunta y Concello de As Pontes reclaman insistentemente a Endesa.

En paralelo a los biocombustibles

Pese al anuncio de cierre de la central térmica, Gobierno, Xunta, Ayuntamiento de As Pontes y Endesa acordaron el pasado viernes seguir estudiando la viabilidad económica de la central con la utilización de lodos y biocombustibles, además de carbón. La decisión salió de la mesa técnica de As Pontes, donde están representadas las administraciones y después de cruzar varios informes que mantenían lecturas muy distintas sobre la viabilidad de proyecto. 

La insistencia de la Xunta en la opción de los lodos, pese a las constantes negativas de Endesa, pasa por la utilización de uno de los cuatro grupos de la central para el proyecto de biocombustibles. Endesa tiene 1.400 megavatios en As Pontes, con cuatro grupos de 350 megavatios.

La opción de las fibras textiles

Esa actividad de generación eléctrica a través de lodos, que tendría una vida útil determinada de antemano, se desarrollaría en paralelo al proceso de gestación de una inversión procedente de los fondos Next Generation, según fuentes del proceso. Entre los proyectos tractores que encajan en As Pontes, los dos que están más maduros: la planta de producción de fibras textiles o la de aprovechamiento de recursos orgánicos y purines.

As Pontes reúne como pocos municipios de Galicia las condiciones para asentar un gran proyecto empresarial y no necesariamente pasa por cerrar el ciclo de papel, como se ha planteado con el eventual traslado de Ence, algo que la Xunta no ve. A la histórica cultura industrial del concello se une la proximidad del recurso, en el caso de la planta de fibras textiles, así como agua y buenas comunicaciones, tanto viarias como marítimas a través de la conexión al puerto de Ferrol. A todo ello se une un grupo de proveedores nucleado en torno a los transportistas, negocio auxiliar que se pretende mantener con los nuevos proyectos.

Los dos proyectos

La fábrica de viscosa y fibras textiles, con una inversión prevista de 1.140 millones, pasa por la gestión sostenible de los montes gallegos para la producción de fibras celulósicas. En el caso del proyecto de economía circular, se trata del aprovechamiento de residuos orgánicos en la producción de biogás, CO2 industrial y fertilizantes, así como para el tratamiento y valorización de otros residuos. En ese caso son 500 millones de inversión.

Sobre este escenario, la Xunta cuenta con un arma negociadora con Endesa, como le sucede con Naturgy en Meirama, para que finalmente salga la opción del uso de biocombustibles en As Pontes mientras sigue el proceso con los fondos Next Generation. Son los 600 megavatios a adjudicar a los que aspira Endesa para que su proyecto de hidrógeno, que también opta a fondos europeos, pueda ser una realidad algún día.