Las auxiliares se plantan y demandan a Barreras por sus impagos

Un total de 18 empresas acreedoras preparan una demanda colectiva contra el astillero vigués tras no abonar las deudas y recurrir a nuevas auxiliares

Las auxiliares se plantan y demandan a Barreras por sus impagos

El cisma entre Hijos de J. Barreras y sus auxiliares vuelve a abrirse. 18 empresas acreedoras del astillero vigués preparan una demanda conjunta para reclamar las cantidades que todavía le adeuda al entender que la firma “no cumple” lo pactado.

A través de un comunicado, la industria auxiliar integrada en la sociedad Uninaval ha criticado que este astillero vigués haya contratado a nuevos proveedores pese a que todavía no ha otorgado «garantías de cobro del restante 50% de la deuda inicial del Evrima«, tal y como «comprometió» en el acuerdo firmado.

Deudas pendientes

Según denuncian, todavía no se ha percibido parte alguna de los honorarios correspondientes a los trabajos realizados en los proyectos encargados en su momento por Havila y Armas y en los que, tal y como han recordado, retomaron la actividad tras pactar nuevas condiciones de cobro y facturación para los nuevos trabajos. Unos pagos que, por el momento, no se han producido y han desatado las críticas de las auxiliares.

Según lamentan, el astillero vigués (ahora propiedad de Ritz Carlton) solicitó «tiempo» el pasado mes de octubre para trasladar «novedades que mejorarían su situación y su previsión de cobro». Sin embargo, “más de un mes después», no se ha producido «ningún avance sobre la deuda inicial pendiente de pago» y se han acumulado «nuevos retrasos y riesgos en los trabajos actuales», según explican, lo que ha provocado que hayan procedido a retirar personal del astillero «para no incrementar más su riesgo».

Barreras contrata a nuevas auxiliares

Barreras ha reaccionado a este movimiento con la contratación nuevos proveedores «sin haber resuelto deudas anteriores» y desde Uninaval censuran que Barreras solo realiza «pagos parciales de la nueva deuda generada» y paga «solo a las empresas que necesita para continuar con el estado actual de la obra».

Ante esta situación, que han calificado como «insostenible» dada la crisis, ha resaltado que «es complejo cerrar contratos» y las empresas «necesitan liquidez». Por ello, ha pedido «seriedad» al astillero, con el que las auxiliares fueron «tremendamente flexibles y comprensivas» y cuya «viabilidad» apoyaron «en sus momentos más difíciles».

Ahora en portada